21 Apr. 2021 | 08:13
21 Apr. 2021 | 08:13
Datos de la CICCRA

El consumo de carne vacuna se contrajo a menos de 50 kilos per cápita al año

  •   |  
  • La caída interanual en el periodo enero-marzo de 2021 llega a 4,3% interanual, siendo el peor primer trimestre de los últimos 18 años.

    Lujo.
    Lujo.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) La Cámara de Industria y Comercio de Carnes y derivados de la República Argentina (CICCRA) dio cuenta de una nueva baja interanual en el consumo interno de carne vacuna, en este caso en el lapso enero-marzo.

    En el primer trimestre del año, la producción sumó 725,3 mil toneladas de res con hueso y resultó similar a la registrada en el mismo trimestre de 2020 (-0,4 %). En términos absolutos, la producción disminuyó en 2,7 mil toneladas.

    El volumen absorbido por el mercado interno habría descendido a 527,3 mil toneladas en el primer cuarto del año (considerando exportaciones de carne vacuna por un total de 198 mil toneladas en tres meses; +11,8 % anual) y el promedio mensual habría sido de sólo 175,8 mil toneladas.

    La caída interanual habría sido de 4,3%, pero más importante aún es que habría sido el peor primer trimestre de los últimos 18 años.

    Hay que remontarse hasta enero-marzo de 2003, cuando la economía argentina comenzaba a recuperarse de la crisis de 2001-2002, para encontrar un promedio mensual inferior (que fue apenas 1,3 % menor al de enero-marzo de 2021).

    Puesta en términos absolutos, la baja del consumo interno habría sido equivalente a 23,6 mil toneladas con relación a enero-marzo de 2020.

    “La continua retracción del poder adquisitivo de las familias y el mayor nivel de desocupación, explican la contracción de la demanda de carne vacuna registrada en los últimos tres años, sumadas a los cambios de hábito de consumo”, expuso la CICCRA.

    En tanto, el cambio de la política monetaria/cambiaria a partir de las PASO de 2019, primero, y la gran emisión de pesos para enfrentar los efectos de la pandemia/cuarentena, después, “llevaron a los productores ganaderos a refugiarse nuevamente en la cría y engorde de la hacienda vacuna, lo que se tradujo en una menor oferta de corto plazo. A ello se sumó en enero del corriente año el conflicto en materia de transporte de mercaderías”, prosiguió el informe.

    En marzo de 2021, tomando el promedio móvil de los últimos doce meses, el consumo (aparente) de carne vacuna por habitante se ubicó en 49,3 kilos/año.

    En relación al promedio alcanzado en marzo de 2020, se registró una disminución de 2,5 % (-1,28 kilos/habitante/año). Y cuando se contrasta con el pico alcanzado en marzo de 2008 (66,2 kilos), que fue cuando el consumo interno fue muy favorecido por la forzada liquidación de existencias y por las restricciones impuestas a las exportaciones, la contracción fue de 25,5 por ciento. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales