25 Jan. 2021 | 05:35
25 Jan. 2021 | 05:35
Novedades editoriales

Endurecerse sin perder la ternura: De demandar a Donald Trump a la novela romántica

  •   |  
  • La abogada Camila Iacono accionó contra el Gobierno de EE UU por el negacionismo de la pandemia. En simultáneo -de la mano del más universal de los temas- le terminaba de dar forma a “Faustine”, una obra ambientada en el mojigato siglo XVIII.

    Camila Iacono.
    Camila Iacono.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) La abogada penalista Camila Iacono accionó judicialmente en agosto pasado contra el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como patrocinante de Rafael Vásquez Rivera. Se trata de un ciudadano guatemalteco nacionalizado argentino y residente en Tucumán, quien sufriera la muerte de su madre y su tía en el estado de California, a causa del coronavirus.

    Vale mencionar que él fue a visitarlas y cuando regresó a nuestro país también acusó síntomas de la enfermedad, por lo que se aisló preventivamente y luego se confirmó su positivo de COVID-19.

    En la presentación por delitos de lesa humanidad y genocidio -que recayó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 9 a cargo de Luis Rodríguez- se objetó que el Gobierno de los Estados Unidos no haya tomado las medidas sanitarias a tiempo para cuidar a la población una vez que la OMS decretara la pandemia y en el caso particular, Vásquez Rivera advirtió que cuando se enfermó su madre, no había disponibilidad de respiradores.

    Y para sumarte condimentos a este distópico 2020, en un contexto atípico en el ámbito judicial, la letrada aprovechó todos los tiempos muertos para dedicarle más tiempo a su otra gran pasión además del derecho: la literatura.

    Así fue que pudo terminar su primera obra ¿de geopolítica? ¿de política internacional? ¿de derecho penal? ¿de latinismos? Nada de eso, Camila se zambulló en la novela romántica.

    “La acción contra el Gobierno de los EE UU sigue vigente. Es una situación bastante compleja para unos tribunales como los nuestros”, indica la abogada en torno al planteo contra el líder republicano, al tiempo que sostiene que implica “un súper desafío profesional, pero no mucho más que eso. Es un cliente que vino al estudio, presentó la situación y lo que hice fue tomar las cartas que tenemos nosotros como abogados ante la necesidad de accionar de nuestro cliente, en este caso, ante una cuestión nada menor”.

    “Sí es una situación que no es de todos los días, implica una dedicación diferente a la que se le da porque intervienen cortes internacionales y una figura potente como es la de lesa humanidad”, completa ante ANDigital la profesional del derecho, reconociendo la “dificultad” de la cruzada, aunque siguiendo de cerca los avances.

    Faustine

    En su otra faceta, Camila crea un universo preciso en descripciones y detalles. Ambientada en el siglo XVIII describe una época de arraigadas connotaciones morales y sociales siguiendo el derrotero de Faustine Vanderguier

    “Desde chica tengo pasión por escribir y por la literatura en general. Nunca se me dio la posibilidad de poder plasmarlo en una obra por las urgencias del estudio o el trabajo. Pero la cuarentena me dio ese momento propicio de sentarme y escribir y con el respaldo e impulso de mis afectos, pudo concretarse”, subraya la novel escritora.

    Y resalta: “surgió, como dice la frase ‘escribe tu sueño y se hará realidad’. Y fue literal. Soñé con una escena, la escribí y de ahí salió todo. Concretamente la escena del primer capítulo”.

    En cuanto al proceso de escritora, para muchos con recodos traumáticos, Iacono se pronuncia “feliz en todo momento, sin problemas. Sí con las correcciones y retoques de estilo quizás, jugar con otros idiomas. Temas técnicos que le pasan a cualquiera”.

    Consultada sobre la vigorosa y atemporalidad vitalidad del tema abordado, exclama: “el amor trasciende los siglos. Con las limitaciones de cada época, algunas impensadas vistas hoy. Creo que todos sentimos igual, estemos en el siglo que estemos, el tema es cómo se manifiesta y cómo se lleva adelante”.

    “Ese fue el gran desafío al escribir, porque yo vivo en el siglo XXI. Los libros y la investigación me ayudaron mucho. Inclusive indagar en cómo eran los matrimonios de época. Justo fue un siglo de muchos cambios para nuestra sociedad”, reflexiona y luego enumera: “cuestiones esenciales de la familia, autosuperación, protección o tener una profesión adentro, son cuestiones que trascienden los años”.

    Finalmente, se sitúa “espalda con espalda” con su protagonista: “ella es de avanzada para su época, pero no porque el resto sea quedado o ella sea distinta para mal; si no que se sentía cómoda rompiendo estructuras”.

    “Sin conocerla la quiero mucho como mujer, más allá que es como mi primera hija. Querible para mujeres y hombres, fuera de lo sexual digo. Muy dulce, noble, con respeto y valores. No genera odio ni tampoco al romper una estructura lo hace de manera violenta”, anexa, para finalmente consignar que “hoy atravesamos muchos cambios pero se ve violencia en los pedidos por lo que es bueno mostrar que debe haber miles de Faustine en el mundo. De ayer y de hoy”.

    Pese a que en breve saldrá también en formato digital, Iacono recalca el espíritu del libro objeto: “sé desde chica de la magia de tenerlo en la mano, rayarlo y abrazarlo”.

    Y para el final, la abogada y escritora adelanta la certeza de una segunda parte, actualmente en proceso de pulida, enfocado en un público juvenil y bordeando el género fantástico.

    Faustine puede adquirirse a través de la web de Editorial Argenta, librerías adheridas y Tienda Nube. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales