01 Dec. 2020 | 05:50
01 Dec. 2020 | 05:50
Programa ‘Calles Abiertas’

Prueba piloto en La Plata: Peatonalizan centros comerciales y amplían sectores gastronómicos

  •   |  
  • La antesala del Día de la Madre será una ocasión propicia para analizar el impacto de la medida. Será este viernes y sábado de 10 a 19 horas en calle 8 (de 47 a 51); calle 12 (de 55 a 60); Avenida 51 (de 4 a 5); y calle Cantilo (de Camino Centenario a Plaza Belgrano).

    Se espera un intenso movimiento.
    Se espera un intenso movimiento.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Como parte de una prueba piloto y con el objetivo de garantizar el distanciamiento social durante las compras por el Día de la Madre, este viernes y sábado se van a peatonalizar distintos centros comerciales de La Plata, al tiempo que también ampliarán el uso del espacio público de los sectores gastronómicos.

    En el marco del Plan Estratégico 2030 y la iniciativa “Zona 30”, que pretende limitar la velocidad de circulación vehicular a 30 kilómetros por hora en el microcentro platense, el municipio hará una prueba piloto para generar espacios que permitan la permanencia de vecinos en zonas comerciales, manteniendo el distanciamiento social y las medidas de bioseguridad establecidas para evitar contagios por de Covid-19.

    Al respecto, la secretaria de Planeamiento Urbano, María Botta, explicó que “atendiendo al Plan Estratégico La Plata 2030, la propuesta apunta a generar más espacio público, que el protagonista sean el peatón, quitando los autos y, en consecuencia, reduciendo la contaminación sonora y ambiental”.

    “Buscamos establecer macromanzanas, es decir, unir manzanas y generar una peatonalización para garantizar más espacio para los peatones”, explicó la funcionaria, para luego dar cuenta que “de este modo es que, junto con Espacios Públicos, planificamos el programa Calles Abiertas”.

    Según se informó, la prueba piloto tendrá lugar este viernes y sábado de 10 a 19 horas en calle 8 (de 47 a 51); calle 12 (de 55 a 60); Avenida 51 (de 4 a 5); y calle Cantilo (de Camino Centenario a Plaza Belgrano), en la localidad de City Bell.

    En ese contexto, se cerrarán las calles de los centros comerciales a los vehículos motorizados y se generarán áreas peatonales transitorias en las que no se podrá estacionar.

    De este modo, se podrá recuperar espacio público y asegurar el distanciamiento social, ampliando los espacios de circulación de los vecinos y vecinas de la ciudad que circulen por las mencionadas zonas comerciales.

    Al respecto, el secretario de Espacios Públicos, José Etchart, manifestó que “el programa ‘Calles Abiertas’ impulsa la protección ambiental, la generación de más espacio público, la reducción de la cantidad de autos y la vuelta de las actividades turísticas, culturales y gastronómicas garantizando la distancia social en el marco de la pandemia”.

    Gastronomía

    Otra opción que el municipio autorizará es permitirles a los comercios gastronómicos la posibilidad de gestionar permisos de sus vecinos linderos, para que puedan extender las mesas y sillas para la atención sobre las veredas continuas al local y con eso ganar lugar para los clientes.

    Conjuntamente, los comercios podrán solicitar ante la comuna la posibilidad de hacer un cerramiento sobre la línea de estacionamiento de vehículos en la calle, con el fin de que puedan instalar allí las mesas para ampliar los espacios de atención al público.

    “Como en varias ciudades del país y del mundo, la idea es generar un circuito seguro para priorizar la movilidad de los peatones y ampliar los espacios de circulación”; y remarcó que “esta iniciativa favorecerá la generación de espacios públicos que abran al juego a la estancia del peatón en zonas comerciales”, expresó Etchart.

    Asimismo, consignó que “a futuro, y pensando en el momento en que se puedan habilitar diversas actividades que continúan suspendidas, este programa nos va a permitir resignificar la vía pública y transformarla en un espacio saludable y agradable de encuentro, convivencia y recreación, donde sea posible jugar, entrenar, desarrollar eventos sociales, culturales y educativos”.

    Cabe destacar que todos los comerciantes deberán seguir los protocolos establecidos, propiciando la disposición de una persona cada 2.25 metros cuadrados; manteniendo el distanciamiento de dos metros entre cada comensal; colocando cartelería visible respecto de la capacidad ocupacional; garantizando las condiciones de higiene, y contando con habilitación comercial vigente y permiso de uso de la vereda.

    Además, cada local deberá evitar la aglomeración de personas dejando una franja de dos metros de ancho a lo largo de todo el frente para la circulación peatonal. En tanto, las mesas deberán tener un máximo de cuatro comensales y mantener una separación de dos metros o, en su defecto, se deberán instalar medios físicos de separación (mamparas, tabiques de separación, paneles divisores plenos) de una altura mínima de 1.80 metros.

    Y quienes vayan a utilizar veredas lindantes deberán contar con conformidad por escrito de los propietarios indicando plazo, datos personales, domicilio y partida municipal.

    Por último, respecto del uso de la calle, no deberá haber paradas de transporte público a menos de 15 metros desde las líneas medianeras del local, y el espacio a ocupar estará definido por un ancho máximo de 2.20 metros desde el cordón de la vereda y el largo en correspondencia con el frente del local. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales