21 Apr. 2021 | 08:05
21 Apr. 2021 | 08:05
Pobre gallo colorado

Multan a vecino de Coronel Pringles con $ 40.000 porque su gallo canta al alba

  •   |  
  • Una curiosa multa fue aplicada a un ciudadano de la localidad del sudoeste bonaerense, a raíz de que su gallo molesta a los vecinos con su canto matinal. Ante reiteradas quejas, el municipio aplicó una sanción a través del Juzgado de Faltas.

    CORONEL PRINGLES-BUENOS AIRES (ANDigital) Un insólito episodio se produjo en las últimas horas en Coronel Pringles, donde un vecino de la localidad recibió una multa de $ 40.000 por los ruidos que hacía su gallo cuando cantaba en cada amanecer.

    Por supuesto de los memes surgieron como reguero de pólvora en defensa del cantor tempranero y fueron publicados en las redes sociales. Su dueño, Vicente Castellucci no sale de su asombro ante semejante multa del juzgado de faltas de esta ciudad.

    “No la voy a pagar”, desafía. Incluso le sugirieron que al gallo cantor, para evitar su alboroto, le tapara la cabeza con una manta y así evitar que vislumbrara el amanecer y comenzara con su potente cacareo.

    En diálogo con ANDigital, el propietario del ahora popular gallito confirmó que le aplicaron una multa por $ 39.950, 40 mil en números redondos.

    Sobre la inusual sanción que le aplicaron, Castellucci se sinceró: “Tengo una multa de la camioneta de $ 9.000, que la voy a pagar adelantada, pero la multa por mi gallo que canta no la voy a pagar”. Acerca del peculiar kikiriki de su gallo, dijo que canta a las 5 de la mañana. Cuando yo prendo la luz de la concina pega un cantito, después apago la luz y no canta más. “A mí no me molesta para nada”, reconoció.

    Asimismo, indicó que pegada a su casa hay una vecina que “no le molesta y nunca se quejó, tampoco otros vecinos de la cuadra- Castellucci vive en una zona muy céntrica de Pringles-”. “Al único que lo molesta es a un señor –de apellido Villar-, es el único que se queja. El gallo canta a la hora que yo prendo la luz”, completó.

    En otro orden de cosas contó que el ave es un gallo colorado de cuatro años y de buen porte. “Lo compré en $ 2.000 junto con unas gallinas, soy hombre de campo y me gusta tener aves, pero por culpa de esta simpatía me salió esta multa”.

    Sobre la infracción aplicada por el Juzgado, confesó que “estoy medio indignado porque es una cosa que no puede ser, que por un gallo te quieran cobrar $ 40.000”. “Vinieron tres o cuatro veces pidiéndome que lo sacara, y al campo mío no lo llevo porque me roban cada tanto y no quiero que me lo maten o me lo lleven”, reconoció.

    Poniéndole un poco de humor a la situación que le toca vivir, el pringlense dijo risueñamente que “tengo un hijo de ese gallo, también lo voy a dejar, para que cante otro más; le enseñará el papa”.

    Enseguida agregó irónicamente: “El gallo lo tengo más como despertador porque no tengo para comprarme un reloj con alarma”.

    A su vez, y mostrando su rebeldía ante el hecho que considera injusto, Castellucci recurrirá a alguna defensoría de los animales para que le den una solución que lo satisfaga.

    “Porque yo al gallo no lo voy a llevar ni lo voy a vender. Yo pienso que un animal, un gallo es lindo. Cuando le voy a dar de comer, me corre, juega; estoy solo, vivo solo, por lo menos tengo un animal que me acompaña”, contó.

    Por último, reflexionó en tono desafiante: “No sé qué irá a hacer el municipio con esto, pero yo no lo vendo, ni lo mato. El gallo muere conmigo”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales