lunes 15 de julio de 2024 - Edición Nº3768

Economía | 2 jul 2024

La Argentina de Milei

Pymecidio y recesión: Por qué es un mal momento para cambiar de trabajo

En este escenario donde las empresas se reestructuran y hay cada vez menos oportunidades -se trata del momento de demanda laboral más baja de los últimos 15 años-, los empleados sienten miedo y sensación de inestabilidad.


El mercado laboral enfrenta serios problemas. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer el informe del primer trimestre de 2024 sobre la tasa de desempleo en Argentina y confirmó una suba en la desocupación, que llegó al 7,7 por ciento.

En este contexto, tanto para los trabajadores en relación de dependencia como para los freelancers hay pésimas noticias. Bajar un cambio en la carrera ejecutiva y tomarse un tiempo para reflexionar es imposible porque sería como intentar arrojarse de un tren que va a extrema velocidad y sufrir consecuencias gravísimas. Los trabajadores tienen, entonces, el desafío de aprender a convivir con esa sensación de vértigo constante.

“Con todas las complicaciones que presenta el mercado laboral, la situación del presente es la única y certera posibilidad y me parece que no hay demasiado, me atrevo a decir nulo, margen para poder realizar un cambio significativo. No sólo en Argentina, también a nivel regional, hay cada vez  menos empresas por lo que nos encontramos en un período en el que las oportunidades de carrera son muy escasas”, señaló Beatriz Arias, directora de CoEducation.

El mercado ha comenzado un proceso de achicamiento. Así lo demuestra un estudio de la consultora Michael Page que señala que el 15 % de las empresas encuestadas a nivel nacional, planea una disminución de personal de entre un 5 y un 10 por ciento.  

Por ese y otros motivos, la contratación temporaria o tercerizada emerge como una opción viable en varios sectores industriales para ajustarse ágilmente a las fluctuaciones, asegurar la continuidad operativa y mantener la competitividad. 

En este escenario donde las empresas se reestructuran y hay cada vez  menos oportunidades ya que se trata del momento de demanda de trabajo más baja de los últimos 15 años, los colaboradores sienten miedo y sensación de inestabilidad. Quiénes trabajan en relación de dependencia tienen temor de perder su trabajo y se sienten amenazados. Por su parte, quiénes trabajan de manera autónoma, no consiguen nuevas oportunidades.

En el país van a quedar menos PyMEs y un tema preocupante es hacia dónde va a ir toda esa masa laboral desempleada porque la sensación que tenemos es que luego de romper todo, no hay por detrás un plan para reconstruir”, acotó Arias. 

Así las cosas, reflexionó: “Creemos que tal vez sean talentos que se vayan al rubro de la importación porque estamos en un escenario en el que no hay profundidad de desarrollo interno sino que se está mirando hacia afuera. Se van a perder capacidades y se van a necesitar otras nuevas para desarrollarse en esa economía de apertura”.

A menudo se habla de cuáles son las señales a las que hay que prestar atención a la hora de cambiar de trabajo. Sin embargo, desde CoEducation indican que cambiar de rumbo laboral en momentos de inflexión como éste no es una buena idea porque:

1-El mercado laboral se está achicando no sólo en Argentina sino en toda la región dado que las empresas redujeron sus planteles

2-El cambio de matriz productiva hacia un modelo de importación va a requerir en lo inmediato de habilidades nuevas que muchas personas no tienen

3- Con la disminución de la brecha en el tipo de cambio, el cobro en dólares por trabajos en el exterior de manera free lance ya no es tan conveniente como antes

4-En el mercado laboral freelance también hay inestabilidad y una vez que se sale del sistema formal de relación de dependencia puede ser muy difícil volver a ingresar

Por todas las grietas se filtra la luz y a pesar del contexto, estos momentos bisagra son una excelente oportunidad para capacitarse, moldear el futuro de la carrera profesional o darle forma a un emprendimiento. Es necesario mantener la calma y no tomar decisiones apresuradas. Se pueden aprovechar las oportunidades, si aparecen, o simplemente esperar mejores tiempos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias