15 Jan. 2021 | 13:45
15 Jan. 2021 | 13:45
Opinión

Sobre estafas y traiciones

  •   |  
  • Siempre crítico, esta semana el autor sobresalta el amateurismo diplomático del gobierno nacional, su entrega de la economía y la industria nacional tras las promesas incumplidas que “nos está llevando a una situación peligrosa económica y social”.

    Si bien es imposible hablar de lo que no sucedió, es necesario aclarar que lo que hubiera sucedido con otra conducción política también es una incógnita. Pero conociendo el origen de quien nos gobierna, precisamente su prontuario, no cabe la menor duda que el presidente Mauricio Macri es un estafador moral; demostrado está que, por sus promesas incumplidas sino también por hacer todo lo contrario a lo prometido, nos está llevando a una situación peligrosa económica y social.

    A nivel de política exterior ha demostrado impericia (falta de conocimiento de cómo se debe actuar en el ámbito diplomático), torpeza demostrada al mentir sobre la supuesta discusión con el Reino Unido sobre la soberanía de las Malvinas, el vergonzoso incidente con el ministro Vladimir Putin, entre otros. Imprudencia (no tomar precauciones para evitar un riesgo o actuar precipitadamente), desenvolverse de una manera chabacana, es decir de “entrecasa” o “en camiseta”, en un medio donde, las formas son por sobre todas las cosas un reflejo de las intenciones pretendidas, y negligencia (que es todo lo contrario al deber) demostrada cabalmente a subordinar los intereses de nuestra Patria a los foráneos, cuando debería, sin opciones, defender a ultranza.

    Su concepción fenicia de la política se demuestra al priorizar los negocios privados por sobre las obligaciones del Estado, mostrando a todo momento el desprecio por el resto de los ciudadanos que no pertenecen a su clase. Ha negado reiteradamente hechos que lo involucran (Panamá Pappers), al igual que su vice Gabriela Michetti.

    Traiciona a la industria nacional con la libre importación, persiguiendo su destrucción y volver al país agropecuario y exportador de materia prima. Es decir, comprar productos caros y vender productos baratos, lo cual nos transforma en un país dependiente de otros, lo que incluye al FMI.

    La política liberal emprendida se condice con la supervivencia del más apto, transformándose la sociedad en una selva. Incluye todo esto ir hacia la privatización total, educación y salud incluidas. Por lo tanto, si tienes dinero accedes a educación, salud y lo que quieras, pero si no es así, estás condenado a sucumbir. Pero los traidores no solo están a nivel gubernamental, la dirigencia sindical, con muy honrosas excepciones no demuestra en acciones la defensa de los de su clase, arrodillándose ante el poder económico y político, lo cual da que pensar, si actúan con cobardía manifiesta o si se han vendido. Recordemos que destacados dirigentes han demostrado poseer abultados patrimonios (han ahorrado mucho, según un vecino), transformados ya en empresarios.

    También llama la atención la mansedumbre en que se encuentra el grueso de la población. Esto puede deberse al estupor por la sorpresa de ejecutar del Gobierno, una política contraria a todo lo prometido durante la campaña. Y si hablamos de honestidad absoluta, muy promocionada por cierto, ya se perciben tufos de corrupción en no pocos lugares de nuestra región, de los cuales, aquí cerca en La Plata, ya se han iniciado investigaciones para su esclarecimiento.

    Mientras, Ud. ciudadano, ¿aún espera el cambio de Cambiemos?

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales