28 Nov. 2020 | 01:38
28 Nov. 2020 | 01:38
Bitácoras bonaerenses

Destellos de la “nueva normalidad”

  •   |  
  • En La Plata y en el Conurbano comenzaron las nuevas reaperturas y la cuarentena se flexibiliza día a día. Se alista la temporada de verano. Pero también se viene la discusión sobre el diseño del Presupuesto y la Ley Impositiva 2021.

    Kicillof y Bianco ya planifican el devenir político de la gestión bonaerense.
    Kicillof y Bianco ya planifican el devenir político de la gestión bonaerense.

    Este 17 de octubre el amplio universo peronista celebró un nuevo Día de la Lealtad con una gran caravana de autos que inundó las calles aledañas al Obelisco porteño y la Plaza de Mayo. También hubo actos de Alberto Fernández y Axel Kicillof y el gran evento virtual por streaming con la consigna #75Octubres. En este año, más que particular, el décimo mes nos trajo la vuelta del peronismo a las calles para retomar, con los nuevos formatos, la discusión política que fue retrasada por la pandemia. Las marchas anticuarentena, hasta este sábado, fueron el baluarte de la oposición que abiertamente se muestra en contraposición al gobierno de Alberto. La masiva postal de millares de autos desplegados en caravanas en distintos puntos del país puso al oficialismo en ese ring. El dato no es menor ya que esta semana para el Gran Buenos Aires comienza una etapa del aislamiento en la que se la gran postal serán las reaperturas de rubros que estuvieron completamente parados durante siete meses. El gobernador Kicillof, a modo de prueba, permitió la reapertura de los bares y restaurantes con atención al aire libre, las reuniones sociales no más de 10 personas en lugares públicos y al aire libre, y la habilitación para el personal doméstico. La cuarentena flexibilizada.

    Al ritmo de les temperaturas que anuncian la llegada del verano, las calles de La Plata y los distritos bonaerenses del Conurbano se van llenando de autos y transeúntes. Con las nuevas aperturas la circulación seguramente aumentará. El desafío para el Gobierno bonaerense, avalado por Nación, es que no se disparen los contagios y el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva, que en este período de amesetamiento alto, que Axel y sus ministros denominan “altiplano”, rondó los 5.000 contagios diarios y una ocupación de camas para el AMBA superior al 60 %, pero sin sobrepasar el 65 por ciento. Además, será de gran importancia profundizar las campañas preventivas y de concientización en la población, para cumplir con los protocolos, el distanciamiento social y el uso de tapabocas y nariz. En Calle 6 confían en la responsabilidad de la población, aunque no descartan para el eventual caso de subas de contagios exorbitantes “apretar el botón rojo” y dar marcha atrás. Un escenario muy difícil y riesgoso teniendo en cuenta la situación económica que generó la herencia macrista, la pandemia y la larga cuarentena, aunque la flexibilización de la cuarentena comenzó antes de cualquier formalismo gubernamental. En general, las actividades permitidas al menos 15 días antes –de hecho– ya estaban funcionando, aunque en menor medida. La realidad en pandemia.

    El ritmo de la política también va dejando menos lugar para hablar del coronavirus en las discusiones. Ya no se habla tanto de la pospandemia, más bien las discusiones son del ahora, de las problemáticas sociales, económicas y de seguridad que afectan a los bonaerenses día a día. Aunque en el oficialismo no lo manifiesten frente a los micrófonos, las elecciones del 2021 comienzan a resonar mucho más en las agendas cotidianas. El año está pasando y un armado electoral no se hace de la noche a la mañana. Kicillof, sobre ese escenario, tiene un interesante desafío, terminar con la mayoría de que ostenta Juntos por el Cambio en el Senado bonaerense, que hasta ahora hizo valer ese poder para cualquier tipo de pulseada política. La pandemia/cuarentena no dejó lugar a que el peronismo gobernante ejerza un poco de sus viejas mañas y logre romper la unidad que el bloque opositor aún mantiene en la Cámara Alta. Esto no es un dato menor, dado que el cierre de año traerá la discusión del proyecto de Presupuesto y Ley Impositiva 2021. Cierre de año agitado.

    El jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, reconoció que “aún no está confeccionado” la llamada “Ley de leyes”. No es ninguna novedad, en los últimos años la provincia de Buenos Aires está sujeta al diseño y tratamiento del Presupuesto Nacional. Sin un escenario concreto en Nación, la Provincia no tendrá su proyecto. De todas formas las discusiones ya alistan algunos ítems tradicionales, sobre todo en la confección del cuadro impositivo para el año que viene, el endeudamiento y los programas y fondos para los municipios. Al ritmo de las flexibilizaciones para la población, la clase política también comienza a circular más seguido por los pasillos de la Legislatura bonaerense. De hecho, desde Juntos por el Cambio van avisando que la discusión y el tratamiento del Presupuesto y la Ley Impositiva 2021 será presencial, idea que –por ahora– no es bien visto por el oficialismo. La previa de las discusiones.

    Se vienen los dos últimos meses del año con grandes desafíos para Kicillof y esta “nueva normalidad” de hecho. Las reaperturas, le negociación con la oposición sobre la “Ley de leyes”, el diseño de la temporada de verano y la cotidiana social que siempre sacude a la gran aldea bonaerense. El ministro de Salud, Daniel Gollan, aseguró esta semana que pasó que Argentina “no va a tener un segundo invierno con coronavirus”. Su par nacional, Ginés González García, afirmó que en marzo el país podrá tener “masivamente” la vacuna contra el COVID-19. Dos horizontes esperanzadores, sin dudas. Pero mientras tanto el escenario demanda acción política para cerrar este tan recordado 2020.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales