11 May. 2021 | 04:02
11 May. 2021 | 04:02
Bitácoras bonaerenses

Kicillof y la delgada línea para aprobar el Presupuesto y la Ley Impositiva 2021

  •   |  
  • Los primeros pasos de disputa para la aprobación de la “Ley de leyes” no traen resultados positivos para el oficialismo. Las internas de Juntos por el Cambio y el rol de los intendentes.

    El gobernador junto a los presidentes de las Cámaras de Senadores y Diputados.
    El gobernador junto a los presidentes de las Cámaras de Senadores y Diputados.

    Los últimos días de noviembre estarán centrados en el siempre convulsionado escenario bonaerense por las negociaciones que se den en torno al proyecto de Presupuesto y Ley Impositiva 2021 que envió Axel Kicillof a la Legislatura, que proyecta gastos por 1,9 billones de pesos con una fuerte impronta en las obras de infraestructura. Durante varios días, después de la presentación del texto, hubo un extraño e inédito silencio en todo el escenario político provincial. La pasividad de Juntos por el Cambio y las pocas posturas hacia la iniciativa enviada confundieron a más de uno y hasta le dieron una suerte de subestimación por parte del Frente de Todos. Pero en la semana que pasó se mostraron las posturas que finalmente serán parte de la pulseada sobre la “Ley de leyes”. La hora de la verdad.

    Las internas de Juntos por el Cambio tienen un rol fundamental. Los intendentes, congregados en el Grupo Dorrego, avanzaron en su intención de ser ellos quienes decidan el andar de ese espacio en el territorio, afianzaron su armado y se reunieron en el Club San Luis de La Plata, en una cumbre que plasmó la postura opositora. El primer dato que salió del cónclave es que los jefes comunales dejaron en claro que quieren reeditar el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) y, algo muy importante, que después provocó reacciones en el kicillofismo, que los fondos que envía el Gobierno nacional a la Provincia sean coparticipables hacia los municipios. De hecho tras el encuentro varios alcaldes del PRO afirmaron que el Gobierno provincial –durante este 2020 marcado por la pandemia del coronavirus– “no coparticipó fondos nacionales con los municipios” y hasta denunciaron que los distritos gobernados por intendentes de JxC son “discriminados” por Calle 6 a la hora del reparto de recursos. La disputa por los fondos.

    El otro dato que deja un manto de duda sobre cómo será al tablero final a la hora de las negociaciones es que en la cumbre del Club San Luis los legisladores sin tierra de Juntos por el Cambio estuvieron ausentes. Los comentarios y la molestia en los diputados y senadores, que precisamente no responden a jefes comunales, fueron variados y hasta más de uno recordó que son ellos los que van a “defender” la discusión en los recintos de la Legislatura. Por si faltara algo, esos legisladores también masticaron bronca al enterarse que los intendentes –en soledad– le enviaron una nota con sus peticiones a Kicillof y horas después mantuvieron una reunión en secreto con el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, para empezar a negociar. Las internas también amplían sus secuelas hacia los otros espacios que componen Juntos por el Cambio: la Coalición Cívica y la UCR. Más allá del Presupuesto y la Ley Impositiva 2021, hay una serie de temas que se coló en este tablero, que muestra distintas reacciones en el espacio opositor: terminar con la ley que impide las reelecciones indefinidas, eliminar las PASO y desdoblar elecciones provinciales de las nacionales. Las internas y las secuelas imprevisibles.

    Los movimientos en la tropa opositora son miradas con suma atención por Kicillof y sus alfiles legislativos. La experiencia de enero, cuando se trató la Ley Impositiva 2020, con un empate con sabor a derrota, aún está fresco en la mente del gobernador y no quiere volver a sufrir otro traspié. A principios de año las internas de JxC también generaban escenarios volátiles, pero ahora desde ese espacio opositor aseguran que el escenario es distinto. Por esos meses había diversos portavoces, la disputa comenzó con los legisladores y María Eugenia Vidal negociando, pero después con los intendentes encabezados por Jorge Macri (Vicente López) y Julio Garro (La Plata) tomando la posta. Al final, se conformó una mesa “horizontal” con los alcaldes sentados junto a los titulares de bloque Maxi Abad (Diputados) y Roberto Costa (Senado). Pero este año la situación parece tener otro tenor. Los alcaldes quieren imponer su postura y hasta existen ciertos recelos con la forma en que se maneja el bloque en la Cámara Alta, donde Juntos por el Cambio tiene mayoría propia con sus 26 bancas (el FDT acumula 20 voluntades). Desde el sector de los intendentes y de algunos despachos de los senadores acusan a Costa de tener cierta “pasividad” a la hora de mostrar los músculos de la bancada e imponer algunas cuestiones. “Cuando fuimos gobierno por menos al peronismo le dimos todo”, se quejan en varias oficinas de la Legislatura en La Plata. Quejas por lo bajo.

    Del otro lado del tablero, el Frente de Todos mira atento la jugada que preparan en Gobernación. La mala experiencia de enero también está presente en las mentes de los diputados y senadores que responden a los intendentes del Conurbano. También por lo bajo, esperan “menos hermetismo” para las negociaciones con la oposición y “más cintura política” para lograr objetivos. En algunos despachos esperan mejor tacto de los alfiles políticos y aguardan “no salir a embarrar la cancha en vano”. Otros, por ejemplo, aún se quejan por lo que llaman la “falta de peronismo” en el Senado y la dificultades mostradas por la vicegobernadora Verónica Magario a la hora de “romper el bloque” de Juntos por el Cambio, que sigue siendo la mayor amenaza a cualquier iniciativa del oficialismo. Sobre este terreno también jugará la disputa por los cargos que, por la pandemia, quedó postergada. Desde la oposición esperan el “gesto” del oficialismo para cumplir con el “reparto tradicional”, pero que seguramente vendrá en el paquete de la negociación. Aquí se ponen en juego los estratégicos sillones en el directorio del Banco Provincia, entre otros organismos que, según los papeles, tendrían que haberse cerrado en enero. Pero en una extraña jugada, el jefe de Gabinete de Kicillof, Carlos Bianco, salió a cuestionar a la oposición y a hablar de un “mercado negro de cargos”, declaraciones que provocaron la reacción inmediata de la oposición, que en general advierte que Gobernación pretende “patear el tablero”. Queda el tramo final para saber si la “Ley de leyes” va a salir a la luz según las proyecciones de Kicillof, o si el mandatario volverá a digerir otro empate con sabor a derrota.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales