28 May. 2022 | 16:49
28 May. 2022 | 16:49
Insólito

Un policía se defendió de un robo en su casa de Zárate: Él está preso y los ladrones libres

  •   |  
  • Los delincuentes ingresaron armados y el efectivo los enfrentó a golpes. Está imputado por tentativa de homicidio. Tras ser liberados, volvieron a delinquir. Su padecer de los últimos 18 meses.

    Jorge Rodríguez, el policía de 34 años que clama por su libertad.
    Jorge Rodríguez, el policía de 34 años que clama por su libertad.

    ZÁRATE-BUENOS AIRES (ANDigital) Jorge Rodríguez, un policía de 34 años de edad oriundo de Zárate, pide su libertad tras permanecer 18 meses detenido acusado de intentar asesinar a dos delincuentes que irrumpieron en su domicilio, y él asegura que no tuvo intenciones de matar, sino que sólo se defendió.

    El efectivo se sumó a la fuerza en 2015, según relató en una carta, “cansado de la inseguridad decidí involucrarme en el tema y no hacer ojos al costado como muchos que se quejan de la inseguridad y se quedan sentados en sus casas. Me recibí de policía para aportar con mi granito de arena”.

    Pero, el  17 de julio del 2020 su vida cambió: “Me encontraba cumpliendo servicio 48 horas en la localidad de Lima –partido de Zárate–. Salgo de servicio un viernes a las 8 horas. A los diez minutos estaba ingresando en mi casa cuando me sorprenden dos delincuentes, atacándome sin razón alguna con una cuchilla”.

    “En ese momento me encontraba cansado tras haber estado despierto 24 horas seguidas, con todo lo que incluye esta profesión, con el desgaste tanto físico como mental después de todos los llamados a los que acudí esa noche. Ese día llegaba cansado, solo quería llegar, pegarme una ducha y dormir unas horas, para luego ir a buscar a mi hija y pasar el día con ella. Y todo eso cambió mis planes. Me atacaron dentro de mi casa”, agregó.

    El efectivo se defendió de los intrusos a golpes. “Si bien, como la ley dice, puedo defenderme usando mi arma reglamentaria, decidí no usarla porque mi intención no fue matar. Me defendí con las manos a pesar de estar en desventaja contra dos delincuentes armados. Me robaron todo prácticamente, y entre cosas personales se llevaron chalecos de policías, corraje, cargadores, municiones nuevas y usadas”.

    Tras reducirlos, Rodríguez logró identificarlos y se trataba de los mismos ladrones que le habían robado seis meses atrás. Luego pidió ayuda a sus compañeros y un móvil policial llegó a su domicilio en Zárate. Pero, cuatro días después, el 21 de julio, la titular de la UFI Nº 7 del Departamento Judicial Zárate-Campana, fiscal Andrea Palacios –quien instruyó en la causa–, ordenó su detención bajo una la carátula de “homicidio en grado de tentativa”.

    “Es una cosa de locos. La fiscal entendió que yo quise matarlos en todo momento, y que desistí de hacerlo por un tercero, que me lo impidió, cosa que no fue así. Si los hubiera querido matar, como dice la señora fiscal, lo habría hecho de entrada, y no hubiera llamado aun móvil policial para llevarlos a la Comisaría”, explicó el imputado.

    Lo insólito es que los malvivientes fueron beneficiados con el arresto domiciliario y, dos meses después fueron nuevamente detenidos por un robo a mano armada. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales