04 Dec. 2020 | 20:20
04 Dec. 2020 | 20:20
Increíble caso

Unilateralmente el Banco Francés le cerró su caja de seguridad y la alquiló: Perdió más de US$ 100 mil

  •   |  
  • Todo ocurrió el pasado 20 de julio, en una sucursal de San Isidro. El banco reconoció el “error” e iba a resarcirlo, pero luego le informaron que desconocían el acuerdo. Los insólitos detalles.

    Fachada de la sucursal de avenida Márquez y Panamericana.
    Fachada de la sucursal de avenida Márquez y Panamericana.

    SAN ISIDRO-BUENOS AIRES (ANDigital) Un increíble caso ocurrió en una de las sucursales de San Isidro del Banco Francés, cuando unilateralmente decidió cerrar la caja de seguridad de uno de sus clientes y a los pocos días alquilársela a otro, transferencia en la que al primero le “desapareció” la friolera de 100.000 dólares.

    El damnificado, llamado Daniel y con más de 10 años como cliente de esa entidad, se enteró el 7 de agosto pasado que el 20 de julio anterior el banco había cerrado su caja –sin ninguna justificación ni aviso–, y se la asignó a otro cliente unos pocos días después.

    Al anoticiarse de ello, y acompañado de una escribana, su abogado y su mujer, Daniel abrió la caja junto a autoridades del banco y al nuevo propietario, y todos encontraron una bolsa de este último con alrededor de 22 mil dólares, y bien atrás otra bolsa con 25 mil del primero, a quien le faltaban ¡más de US$ 100.000!

    Inmediatamente el banco aceptó el “error” cometido –como consta en el acta elaborada por la escribana interviniente–, y a partir de allí comenzaron las negociaciones con el departamento de legales por las que hubo dos audiencias: en la primera aseguraron que devolverían el dinero, pesificado pero a valor “dólar blue”, aunque en la segunda, cuando todos los detalles se estaban terminando de acordar, los abogados notificaron que el banco había retirado el acuerdo.

    ANDigital se comunicó con Marcelo De Carli, abogado del cliente damnificado, quien contó que el dinero “eran los ahorros de toda la vida” y que el objetivo es “comprarse una casa y dejar de alquilar”, al tiempo que remarcó que “están desesperados, indignados y con mucha impotencia”, pero aclaró: “Mis clientes tienen sobradamente justificada la posesión de todas las sumas que había en la caja mediante documentación fehaciente”.

    “Daniel no tenía ninguna deuda, es un cliente que estaba perfectamente al día; lo que hicieron fue sólo por error”, agregó, tras ser consultado por los motivos que pudieron haber llevado a las autoridades de la Sucursal 331 –ubicada en la Avenida Rolón Nº 299 de Boulogne, en el mencionado partido del Conurbano bonaerense norte– a tomar la increíble determinación de cerrar una caja de seguridad “porque sí”.

    Respecto de qué llevó al banco a tomar la decisión de no avanzar en el acuerdo, De Carli dijo que los representantes legales de la entidad llegaron a la segunda audiencia sosteniendo que esas eran las instrucciones de su cliente, y considera que el problema se suscita ahora porque si bien la demanda es por la recuperación del dinero, más un extra producto del daño moral ocasionado, la decisión judicial sería con el valor del dólar oficial, con lo cual habría una pérdida de dinero dada la brecha existente entre ambos tipos de divisa.

    “Esto es un escándalo, gigantesco; esperamos que el banco acepte su error como debe ser y tome la decisión de pagar lo que corresponde, ni más ni menos”, concluyó el letrado patrocinante de Daniel, la víctima de esta increíble historia made in Argentina. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales