26 Feb. 2021 | 03:47
26 Feb. 2021 | 03:47
Violencia extrema

Heridos de arma blanca y de fuego, el saldo tras batalla campal por la interna de la UOCRA

  •   |  
  • Todo ocurrió este lunes por la mañana en el acceso a la Planta Termoeléctrica, en Ensenada. Aparentemente un sector de la UOCRA que responde al Pata Medina atacó a trabajadores del lugar. Las fuertes imágenes.

    Así quedó uno de los trabajadores del SITRAIC agredidos.
    Así quedó uno de los trabajadores del SITRAIC agredidos.

    ENSENADA-BUENOS AIRES (ANDigital) Una verdadera batalla campal se vivió este lunes por la mañana en el acceso a la Planta Termoeléctrica de Ensenada, ubicada sobre la diagonal 74, en el camino a Punta Lara, donde una facción de la UOCRA habría atacado a los trabajadores de ese lugar enrolados en otra organización sindical, y el saldo fue al menos cuatro personas heridas, entre las que se cuentan por armas blancas e incluso armas de fuego.

    La trifulca habría comenzado por diferencias entre los manifestantes –que responden al detenido Juan Pablo “Pata” Medina– y los operarios del lugar, y la cosa se fue tanto de las manos que se evidenció un verdadero caos en el lugar.

    Ese caso se observa tanto en los videos grabados por los propios actores del hecho, como en los destrozos que dejaron a su paso, pero también en los heridos: un hombre identificado como Juan José Rubian, de 65 años de edad, acabó con una herida cortante a la altura del abdomen, mientras que Jorge Montenegro, de 33, recibió un impacto de bala en uno de sus pies.

    Ambos debieron ser trasladados al Hospital Cestino, de Ensenada, donde se le realizaron las curaciones del caso y actualmente se encuentran fuera de peligro, y a raíz de esto se inició una carátula judicial por “lesiones”.

    De acuerdo a lo manifestado por los trabajadores enrolados en el Sindicato de la Industria de la Construcción (SITRAIC), todo comenzó cuando lo seguidores del Pata Medina aparecieron en el predio bajo las órdenes de su hijo Cristian “Puly” Medina pasadas las 7 horas, y en ese momento de iniciaron las violentas agresiones.

    Cuando la Justicia aún no ha podido identificar a los agresores, desde la Normalización de la UOCRA La Plata –está intervenido desde la detención del “Pata”, allá por mediados de 2017– se rechazó “enérgicamente los incidentes registrados” en cercanías a Punta Lara, “donde un grupo de marginales atacaron a trabajadores de dicha planta”.

    “Queremos solidarizarnos con los trabajadores que pasaron un momento muy desagradable. Esta normalización tiene como premisa lograr la paz social dentro de la UOCRA Seccional La Plata entre los trabajadores constructores”, se destacó en el breve comunicado firmado por César Trujillo, el delegado normalizador.

    Tras los incidentes en el lugar pareció haber una verdadera guerra, con autos destrozados y piedras por todos lados, pero lo que más llamó la atención fue un panfleto encontrado que bajo el título “Las banderas de la UOCRA no se negocian”, hablaba de “traidores al movimiento obrero” que “de la mano del Gobierno de Macri y Vidal pretenden seguir entregando con mentiras, engaños y coacciones agravadas aquellas conquistas que tantos años de lucha costaron conseguir”.

    Y cerraba: “El hombre que dejara de luchar, aún con el corazón latiendo, habrá muerto para siempre (…). Fueron los traidores de SITRAIC, los tribuneros que se dicen dirigentes a los cuales exhorto a rendir un examen sindical y popular de cómo se debe defender a los más humildes con la verdad y no con sus mentiras traicioneras, a estos los condeno para siempre”.

    Este escrito es el que, se presume, fue la mecha que desató la barbarie, una vez más, en la región capital de la provincia de Buenos Aires y con seguidores del Pata Medina  fuertemente involucrados. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales