14 May. 2021 | 14:06
14 May. 2021 | 14:06
Lacras

Abuelos maltratados: Eran atados y golpeados en un geriátrico clandestino de Ezpeleta

  •   |  
  • Un fiscal de Quilmes ordenó la clausura del lugar. Los abuelos fueron entregados a sus familiares, aunque muchos no quisieron llevarlos consigo. Situación dramática.

    Los abuelos hacinados en el hogar ilegal.
    Los abuelos hacinados en el hogar ilegal.

    QUILMES-BUENOS AIRES (ANDigital) Un aberrante hecho fue descubierto en las últimas horas en la localidad de Ezpeleta, donde funcionaba un geriátrico clandestino: los trabajadores del lugar maltrataban brutalmente a los abuelos que allí eran hospedados mediante golpes e incluso atándolos a sillas y camas; el lugar, además, se encontraba en pésimas condiciones de hacinamiento e higiene.

    Una denuncia fue radicada al respecto en la Comisaría Sexta de Quilmes desde donde se dio intervención a la UFI Nº 6 de ese Departamento Judicial, a cargo de la fiscal Mariana Curra Zamaniego, quien inmediatamente ordenó la clausura del lugar y la entrega de los abuelos a sus familiares.

    El lugar está ubicado en la calle La Guarda al 600, y del operativo policial se secuestraron medicamentos y alimentos vencidos, e historias clínicas improvisadas, según consta en el expediente al que accedió ANDigital.

    Cinco personas fueron identificadas y notificadas sobre las actuaciones policiales –entre quienes se encuentra el propietario– con edades que van de los 19 a los 58 años de edad, aunque llama poderosamente la atención que, luego de la filtración de las imágenes, donde se observan los brutales tratos a los que eran sometidos quienes allí se alojaban, no haya ninguna persona detenida.

    La Fiscalía informó que se encuentra en plena construcción penal de la situación de los abuelos, y que por ese motivo aún no se libraron órdenes de detención para los involucrados.

    El operativo se inició con personal de la Policía Ecológica, encargada de la desinfección previa de los móviles y elementos utilizados para priorizar la salud de los pacientes alojados en el lugar, y trabajaron elementos del SAME, Fiscalización, Bromatología, la Secretaría de la Tercera Edad, Defensa Civil, la Patrulla Urbana, Secretaría de Seguridad Municipal y de la Fiscalía interviniente.

    Como resultado se logró rescatar a 14 abuelos cuyas condiciones de vida eran infrahumanas y de brutal hacinamiento ya que la capacidad del lugar estaba ampliamente sobrepasada: había dos habitaciones de pequeñas dimensiones con cuatro camas cada una y un dormitorio improvisado en un garaje con seis camas, todas con colchones de goma espuma en pésimo estado de conservación y no respetando el mínimo protocolo de bioseguridad.

    El médico de la Policía, presente en el lugar, dispuso el traslado de uno de los octogenarios por encontrarse comprometida su salud al Hospital Iriarte, de Quilmes, desde donde la Secretaría de Tercera Edad dispondrá su posterior internación en el Hogar Ave Fenix.

    Tal vez lo más polémico sea que, en medio del operativo policial, familiares de los abuelos se acercaron al geriátrico clandestino e increparon a la propia fiscal por llevar adelante la clausura del lugar ya que ellos no querían hacerse cargo de sus familiares, y extrañamente muchos desistieron de llevárselos. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales