27 Jun. 2022 | 00:01
27 Jun. 2022 | 00:01
Día de la Bandera

En otro flamígero discurso, Cristina afirmó que “la unidad del FdT no estuvo ni estará en discusión”

  •   |  
  • La vicepresidenta de la Nación criticó el “festival de importaciones” imperante. También planteó que “ganar la elección para no cambiar nada, mejor quedarse en la casa”.

    Cristina Fernández de Kirchner.
    Cristina Fernández de Kirchner.

    AVELLANEDA-BUENOS AIRES (ANDigital) La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, reconoció que Argentina sufre una inflación “única en el mundo”, aunque aclaró que “el déficit fiscal no lo es”.

    También consignó que la suba sistemática de precios tampoco es por la “oferta y la demanda” o por la “presión tributaria”. “No se trata de querer u odiar, se trata de plata”, anexó al aludir a los empresarios, aunque evitó dar nombres propios.

    “Hay festival de importaciones hace tiempo y creo que el Gobierno debe pensar cómo articular más adecuadamente: Banco Central, Ministerio de la Producción, AFIP y Aduanas. Esto tiene que ser articulado, lo cual no estaría sucediendo, ¿por qué? Porque hay un festival de importaciones desde hace tiempo. En la Argentina, 600 empresas explican el 75 % de las importaciones. Y el otro 25 % de las importaciones lo explican 24 mil empresas”, analizó la líder oficialista al cerrar el plenario de la CTA de los Trabajadores en Avellaneda.

    Así las cosas, exhortó: “Que se sienten a discutir, no ha que agacharles la cabeza, hay que discutir”, para luego reiterar su convocatoria a “usar la lapicera”.

    “Tengo expectativas en que (el flamante ministro de Desarrollo Productivo) Daniel Scioli y el funcionario que han puesto en Aduanas (Guillermo Michel) puedan reencauzar las cosas. Y que nadie se preocupe: la unidad del Frente de Todos nunca estuvo ni estará en discusión”, aseveró Fernández de Kirchner.

    En otro tramo de su mensaje, reflexionó: “Yo en Olivos o en la Casa Rosada parecía una mercachifle, vendiendo heladeras, bicicletas, porque necesitaba que nuestra economía no se cayera, que fue generada por el mercado y que sigue sin superarse”.

    A la vez, volvió a apuntar contra la Justicia y sostuvo que en las exportaciones aparecieron “los jueces y los fiscales con 6.500 expedientes judiciales con amparos”.

    “Entre enero de 2021 y marzo de 2022 salieron del país 1847 millones de dólares de importaciones autorizadas por jueces y fiscales, con amparos. Más de 6500 expedientes judiciales con amparos”, informó la titular del Senado.

    “Esos jueces no van con la doctrina (Carlos) Rosenkrantz, porque donde hay una necesidad de dólares, ahí habrá jueces y fiscales para darles dólares”, graficó.

    Luego sostuvo que “una vez más la inflación parece haberse disparado. Los mismos que van a los canales de televisión a decir que el Estado es lo único malo y el sector privado es todo benevolencia. Dicen que a la inflación la genera el déficit fiscal. De la emisión no voy a hablar”.

    En ese sentido, mostró un cuadro con los países del G-20 y su déficit fiscal primario, en el que la Argentina aparece en el número 13 y a Estados Unidos en el uno.

    “¿Pero Cristina, cómo puede ser si Estados Unidos es el país con más déficit primario, final y comercial? Bueno, pero tiene la maquinita que imprime los dólares. Y para ayudarlo tiene unos cuantos portaviones”, deslizó, para luego dar cuenta que “entonces, el déficit, que es un término económico y no matemático, no necesariamente es el causante de los desmadres económicos y de la súper inflación”.

    “Pienso en la relación de fuerzas. Debemos apelar a nuestras mejores acciones y convicciones, como aquella, hace cinco años, cuando fundamos Unidad Ciudadana. Por eso hoy, somos gobierno. No nos olvidemos de dónde venimos. Ganar la elección para no cambiar nada, mejor quedarse en la casa”, sentenció.

    Tercerización de los planes sociales

    Sobre el final de su discurso, la expresidenta se refirió a los planes sociales y a la desocupación. En ese sentido recordó que en 2003, cuando asumió Néstor Kirchner, había 2.2 millones de planes Jefes y Jefas de Hogar y 22 % de desocupación. “Cuando terminó la gestión, en el Ministerio de Desarrollo Social quedaban algo así como el 10% de aquellos planes”,

    “Yo quiero ser absolutamente sincera: hoy tenemos 7 % de desocupación, estamos solamente a 1,1 de alcanzar el 5,9 % que teníamos allá por el 2015, pero tenemos 1.3 millones. Hay algo que va a haber que revisar porque con esa desocupación deberíamos tener menos planes sociales”, puntualizó.

    No obstante, aclaró: “No estoy poniéndome en el lugar de los que andan contando cuánta plata le dan a los pobres. Puedo pararme frente a cualquier argentino para decirles que somos nosotros los que creamos la Asignación Universal por Hijo”.

    Pero subrayó que “el Estado nacional debe recuperar el control, la auditoría y la aplicación de las políticas sociales que no pueden seguir tercerizadas”.

    “Sé que hay cooperativas que laburan, que producen, pero así como el Estado tiene el monopolio de la fuerza, ¿o se le ocurre a alguien que podemos tercerizar la Policía?, el Estado debe recuperar ese rol y transparentar frente a la opinión pública todo esto”, insistió.

    En igual tono, juzgó que “eso no es peronismo. El peronismo es trabajo. El peronismo no es depender de un dirigente barrial para que me dé el alta y la baja. Y sobre todo las mujeres, que son las más explotadas”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales