04 Dec. 2022 | 19:54
04 Dec. 2022 | 19:54
Seminario del ICP

Kicillof instó a desterrar la “falsa premisa” de los “70 años de fracasos”

  •   |  
  • El gobernador bonaerense sostuvo que esos discursos “son utilizados para inmovilizar a la sociedad y llevar adelante determinadas políticas”. Además, contrapuso los dos modelos en pugna.

    Axel Kicillof.
    Axel Kicillof.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, encabezó este martes el encuentro “Buenos Aires. La hora del protagonismo”, actividad que dio cierre a un seminario organizado por el Instituto de Capacitación Política (ICP).

    Desde el Salón de los Espejos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata expuso que “la formación política tiene un papel fundamental para luchar contra la instalación de un pensamiento único: junto a la militancia, sirven para comprender el mundo y tener los instrumentos necesarios para transformarlo”.

    “Desde algunos sectores buscan instalar como parte del sentido común que la Argentina lleva 70 años de fracasos y muchas décadas de estancamiento”, advirtió, para luego dar cuenta que “necesitamos contraponer con hechos concretos y datos a esas premisas falsas que son utilizadas para inmovilizar a la sociedad y llevar adelante determinadas políticas”.

    El seminario “Argentina y la provincia de Buenos Aires frente a la pospandemia y la realidad política internacional” fue moderado por el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, y el sociólogo Luis Alberto Quevedo.

    Dirigido a estudiantes universitarios, jóvenes militantes y funcionarios, constó anteriormente de tres charlas con las exposiciones del exvicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera; el ministro de Defensa, Jorge Taiana; y el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich.

    Estos encuentros contaron con más de mil inscriptos que siguieron los encuentros de forma presencial y virtual, siendo el 80 % de quienes lo hicieron por streaming habitantes de la provincia de Buenos Aires.

    “En 2003 empezó un ciclo de 12 años que, tomando el conjunto, dieron cuenta de una tasa de crecimiento anual acumulativo de 4,4 %, representando la etapa de mayor crecimiento desde 1910”, indicó el mandatario.

    Y valoró: “aumentaron la producción, el empleo formal privado, los salarios y la cantidad de empresas, en tanto que se redujeron la desigualdad, la pobreza y el desempleo, que llegó a su punto más bajo en 2015”.

    “En 2002, la deuda externa representaba el 95,3 % del producto, en tanto que en 2015 se había reducido al 12 %: habíamos abordado el principal problema que la Argentina tuvo a lo largo de su historia”, recordó, al tiempo que puso de relieve que “esto fue acompañado por un proceso de reindustrialización, conscientes de que un país con industria es un país donde hay mayor igualdad, empleo de calidad y generación de valor agregado”.

    “Luego de los resultados, está el debate en torno a las causas: frente a las evidencias, intentaron decir que había sido un rebote o un viento de cola por los precios internacionales de las exportaciones argentinas”, anexó el jefe del Estado bonaerense.

    Dijo que “la verdadera causa fue que la política utilizó al Estado como un instrumento para transformar la estructura económica e impulsar un modelo de crecimiento sustentable, con medidas de ingresos en favor de los sectores populares”.

    En tanto, afirmó que “la pérdida del superávit comercial se debió a que YPF, en manos de una empresa extranjera, dejó de producir gas y petróleo en la Argentina”.

    “Faltaron divisas pero no porque estuviera agotada la industrialización, sino que se acabaron los dólares al dejar de producir petróleo y gas, fue un problema de soberanía que se había generado anteriormente y que el Gobierno de Cristina Kirchner empezó a resolver cuando tomó la decisión de recuperar YPF”, agregó, aunque indicó que “no alcanza con tener recursos naturales, lo central es ponerlos al servicio de la industria, el desarrollo nacional y el bienestar del pueblo”.

    Por último, Kicillof resaltó que “desde finales de 2015 cambió el patrón económico, con políticas que llevaron históricamente a la desindustrialización y la pérdida de derechos: la apertura importadora, la desregulación financiera, la reducción de salarios, las tasas de interés elevadas y el recorte del gasto público”.

    “En la Argentina hay dos modelos: uno que necesita del Estado para reconocer y ampliar derechos; y otro que utiliza al Estado para ponerlo al servicio de una minoría”, recalcó y sentenció: “Somos un país que quiere tener derecho al futuro: discutamos con datos, argumentos y con el corazón”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales