30 Nov. 2020 | 17:17
30 Nov. 2020 | 17:17
Opinión

No ser lo peor que hay, es casi estar al nivel del elogio

  •   |  
  • Sobre la responsabilidad del expresidente Mauricio Macri en la causa por espionaje ilegal por parte de la AFI a propios y ajenos. Juntos por el Cambio y el manejo de la pandemia.

    “El hombre bajo todo gobierno será el mismo, con las mismas pasiones y debilidades”
    José de San Martín

    Los Santos que venían mintiendo. Mediante el bombardeo mediático se instaló la santidad de los gobernantes PRO. Mientras, las tropelías se sucedieron para destruir toda acción del Estado, toda regulación que liberara al “Dios Mercado”. Pero en cada una de las acciones encaradas estaban los intereses personales de los capitostes de Juntos por el Cambio y las grandes corporaciones. El sometimiento de la Justicia, el industricidio, la corrupción de la que tanto se cargó al gobierno anterior, etcétera. Hoy sabemos que “los santos venían mintiendo descaradamente”. Todo el velo que lo cubría ha caído. La entrega de la soberanía económica y política es el colofón.

    Espías y espiados. La necesidad de tener información para prevenir problemas está prevista en la ley que rige esa actividad. Aclaremos que, es específica para la seguridad del Estrado ante amenazas externas. El empleo de agentes para recabar información sobre otras actividades es ilegal. La necesidad de saber todo sobre los adversarios políticos y de los propios, indica desconfianza extrema e inseguridad del expresidente Mauricio Macri. Una actitud mafiosa, hay mucha información al respecto. Tiene una conducta de dictador. ¿Y qué es un dictador? Es alguien a quien todos le temen y quien le teme a todos. Pero, ¿por qué temer a todos? En este caso, porque sus actividades están reñidas con la ley. El deseo de más riqueza y poder del exmandatario es insensato, como la posibilidad de lograrlo. Sus ambiciones hacen agua, el poder se le escurrió entre los dedos. Esperar fidelidad entre mafiosos es algo ridículo, porque a la hora de rendir cuentas, cada uno tratará de salvarse. No sirve decir “me lo ordenaron”, sabiendo que era una acción ilegal. La situación es complicada para Macri y los suyos, y más, si consideramos que él piensa, que solo sus deseos valen, y los demás, son peones descartables que cumplen órdenes; ellos viven en una atmósfera enrarecida por “suspiros colónicos”.

    Su defensa. Negar conocer a sus más íntimos colaboradores es la más pueril, él no se hace cargo de nada. Sus acólitos, unos ponen las manos en el fuego por él; otros dicen “hay que esperar a la Justicia”. A los primeros es necesario avisarle que hay prótesis de manos en liquidación, se consiguen en negocios de la Av. Córdoba (CABA). A los segundos, de seguir así, la Justicia les va a dar una sorpresa. Unos y otros están como “palo de gallinero”.

    La pandemia. Algo que vino para quedarse a nivel global. Aquí la cuarentena evitó miles de muertes inútiles y los tratamientos con plasma de recuperados han mostrado ser esperanzadores. Todo eso partiendo de un sistema sanitario destruido por Macri y sus políticas. Por otra parte, la economía mundial venía tambaleando, el COVID-19 le dio el golde de gracia, vamos cuesta abajo sin remedio. Hoy se recomienda gastar a los Estados, comprar parcial o totalmente empresas antes de las quiebras; le dicen nacionalizar o estatizar. Aquí, Juntos por el Cambio va a contramano de las soluciones que proponen el FMI y los estados europeos. Muchas empresas emanan “mal olor” en sus libros contables. Están sospechadas de quiebras fraudulentas y fuga de capitales.

    Conciudadano: esa es la realidad. ¿Ud. quiere que lo sigan engañando los Santos que venían mintiendo? Si quiere seguir en la misma, Ud. tiene libre albedrío. El golpe con la realidad será muy doloroso para usted. Y otra cosa: a Mauricio Macri no le va a importar lo que a Ud. le suceda.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales