24 Jan. 2021 | 09:14
24 Jan. 2021 | 09:14
Este miércoles

Kicillof se comunicó con Milagro Sala y pidió que no haya más presos políticos

  •   |  
  • El gobernador mantuvo una llamada por videoconferencia con la líder social jujeña. Si bien cumple prisión domiciliaria, Sala está detenida desde enero de 2016. Los detalles.

    Postal del encuentro virtual.
    Postal del encuentro virtual.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Axel Kicillof mantuvo este miércoles una comunicación con Milagro Sala, con quien compartió una videconferencia desde la Gobernación bonaerense durante un buen rato.

    El gobernador informó de la charla a través de sus redes sociales, que acompañó con una imagen de la misma, y pidió que una Argentina “sin presos políticos”.

    “Me comuniqué por videoconferencia con Milagro Sala. Hablamos del lawfare. ¡No más presos políticos en Argentina!”, dijo Kicillof en su cuenta de Twitter.

    Sala, líder de la organización social Tupac Amaru, fue condenada por el Tribunal en lo Criminal Nº 3 de Jujuy en enero de 2019 a 13 años de prisión, a raíz de haber sido hallada culpable del delito de fraude a la administración pública y extorsión en concurso real por el desvío de fondos de $ 60.000.000 del Estado que estaban destinados a la construcción de viviendas sociales.

    Sin embargo, está presa desde enero de 2016, cuando fue arrestada debido a un acampe que realizaron diferentes cooperativas en reclamo al gobernador Gerardo Morales.

    El Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria (GTDA) del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas consideró que la detención era arbitraria y realizó un “llamamiento urgente” al entonces Gobierno de Mauricio Macri para que la libere, al tiempo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió un comunicado a través del cual “urge al Estado argentino a responder al caso de Milagro Sala” ratificando la decisión del GTDA.

    En diciembre de ese año fue condenada a tres años de prisión en suspenso por considerársela “instigadora” de daños agravados en ocasión de un escrache contra el propio Morales, en el cual no estuvo presente.

    Días más tarde fue enjuiciada por haber organizado un “acampe” y encontrada culpable de cometer una contravención, siendo condenada a pagar una multa, a realizar trabajos sociales y a tres años de inhabilitación para integrar organizaciones; este último juicio fue declarado nulo el 2 de junio de 2017 por el juez de Control Nº 3 de Jujuy.

    En junio de 2017, la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal confirmó la condena y ratificó la sentencia de tres años de prisión de ejecución en suspenso por el delito de daño agravado y revocó el sobreseimiento por el delito de amenaza.

    En este momento cumple prisión domiciliaria luego de que la Corte Suprema pidiera con carácter urgente medidas para que se cumpla con lo ordenado por la CIDH en pos de salvaguardar vida y estado de salud de Sala. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales