03 Dec. 2021 | 09:19
03 Dec. 2021 | 09:19
Polémica

Kicillof tildó de “canallada” la acusación de Sarlo: “Mi esposa no ofrece vacunas”

  •   |  
  • La ensayista declaró a la Justicia que Soledad Querilhac le propuso en enero vacunarse en el marco de una campaña de vacunación, aunque luego se desdijo a medias y reconoció que “no fue por debajo de la mesa”. El gobernador contestó de forma lapidaria.

    Beatriz Sarlo.
    Beatriz Sarlo.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) La novela por la polémica de los privilegios en la vacunación sumó un nuevo capítulo este miércoles, luego de que la ensayista Beatriz Sarlo dijera ante l Justicia que la esposa del gobernador bonaerense Axel Kicillof, Soledad Querilhac, le ofreciera inmunizarse, en el marco de una campaña de concientización de la Sputnik V.

    En su declaración, Sarlo admitió que no se trató de una maniobra “por deabajo”, tal como lo había afirmado tiempo atrás en declaraciones mediáticas.

    “Me autocritico fuertemente, no he debido decir ‘por debajo de la mesa’”, precisó la escritora, al término de su declaración.

    Luego de que Sarlo hiciera público la iniciativa de la Provincia para proponerle que se vacunara, desde el Gobierno bonaerense aclararon que se trató de una campaña de concientización con el objetivo de sumar a personalidades públicas para que se vacunaran con la Sputnik V y así trasmitir confianza en la sociedad, pero que no se llevó a cabo porque fue determinante la publicación de la revista The Lancet sobre la eficacia.

    “Mi esposa no ofrece vacunas, no se vacunó nadie de mi familia”, contrarrestó Axel Kcilllof, y recordó que en el mes de enero, anunció en Villa Gesell una campaña denominada “Yo pongo el hombro”, aunque no se concretó por la publicación de los resultados de los ensayos clínicos de la vacuna.

    “Lo anuncié en una conferencia. Fue pública y dije que destinaría cien vacunas porque la idea era que se vacunaran para terminar con ese tremendo trabajo de desprestigio”, insistió, y aclaró: “Suspendimos la campaña de gente reconocida cuando el artículo de The Lancet hizo de goma el argumento antivacuna contra la Sputnik V”.

    Sobre el episodio narrado por Sarlo, el gobernador señaló: “No fue mi esposa la que contactó a Sarlo porque no es su amiga. No le ofrecieron algo turbio ni por debajo de la mesa”.

    Agregó que contactaron “al director de la editorial en la que se publican mis libros (por editorial Siglo XXI), y el editor (Carlos Díaz) le mandó un mail a Sarlo para invitarla a la campaña, porque es conocida y opuesta al gobierno”.

    “La campaña se politizó y por eso la idea de vacunar gente reconocida. Pero me llama la atención que termine en una canallada contra mi esposa”, remató Kicillof. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales