16 Jun. 2021 | 04:54
16 Jun. 2021 | 04:54
¿Soberanía?

Hidrovía: “No hay excusa para que el Estado no pueda recuperar el manejo del Río Paraná”

  •   |  
  • En diálogo con ANDigital, el economista José Castillo sostuvo que la prórroga de la concesión a la actual contratista trae aparejado perjuicios económicos y ambientales para el país. “La salida es la reestatización”, aseguró.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) A partir de la prórroga de la concesión a Hidrovía S.A. –la firma conformada por el grupo belga Jan de Nul y el holding argentino Emepa SA– sobre la cuenca del Río Paraná-Paraguay volvió a estar en escena la discusión sobre la soberanía y el desarrollo nacional y el poder fáctico de los intereses de grandes grupos económicos transnacionales.

    Con la firma de Gabriel Katopodis, a cargo transitoriamente el Ministerio de Transporte, se oficializó el último jueves el decreto que extiende por el plazo de 90 días la actividad de la concesionaria Hidrovía SA sobre las vías de navegación, en el marco de un plazo de eventual transición.

    La prórroga despertó múltiples reacciones, sobre todo en aquellos sectores que bregan por la reestatización de esta arteria clave para el desarrollo productivo y el comercio exterior, que fuera privatizada en 1995 por el entonces presidente Carlos Menem.

    En diálogo con ANDigital, el economista, docente universitario y dirigente de la Izquierda Socialista y del FIT, José Castillo, consideró que la medida del Gobierno nacional significa “darle la llave del comercio exterior y cobro de impuestos al consorcio Jan de Nul y empieza a desparecer la posibilidad del Estado argentino y los estados provinciales de recuperar el manejo”.

    “Hay una muy fuerte presión de los grupos transnacionales que se aprovechan de la Hidrovía, así como se aprovechan de la propiedad privada de los puertos”, analizó Castillo, y citó a grandes corporaciones como la estadounidense Cargill, la china Cosco y también grandes empresas argentinas del sector como Aceitera General Deheza y Molinos Agro, entre otras.

    Para dar cuenta en números, Castillo precisó que “el 75 % del comercio exterior argentino está terriblemente concentrado”.

    La gestión de la Hidrovía en manos extranjeras acarrea una serie de sensibles desventajas tanto en materia económica como ambiental, a las que se suman las falencias por la inexistencia de controles.

    “Objetivamente perdemos el control sobre el corazón de la Cuenca del Plata, del Acuífero Guaraní. Se pierde en términos de comercio exterior en varios sentidos. En peajes, Jan de Nul recauda 170 millones de dólares al año”, graficó Castillo, para poner en evidencia las ganancias exorbitantes de la actual contratista.

    Además, advirtió que “no hay control sobre lo que se exporta”, y estimó que se “se pierden 20 mil millones de dólares en subfacturación de exportación, en maniobras delictivas”.

    “Hay falta de cobro de impuestos y directamente el control del material de lo que se exporta. No olvidemos que por los puertos del Río Paraná sale lo que circula como narcotráfico en Argentina”, añadió.

    A este sombrío panorama, el economista agregó los efectos nocivos por los desechos en el agua. “Se habla de una nueva concesión que va destruir islas y fauna nativa”, objetó.

    El Decreto del Ejecutivo definió que la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante del Ministerio de Transporte estará a cargo de las tareas de fiscalización. Sin embargo, el referente de la Izquierda se mostró escéptico al respecto, al aseverar que “no hay ningún control del Río Paraná ni de la Hidrovía como tal”.

    Incluso, recordó que la autoridad de contralor del Congreso existe y que, además, se creó el Consejo Federal de Hidrovía, “donde están las provincias involucradas, pero el Decreto no las convoca, directamente se las notifica”.

    Consultado sobre qué estima que ocurrirá una vez que se cumplan los tres meses de prórroga, el economista fue terminante: “Va a continuar en manos privadas bajo la denominación de Hidrovía S.A. El único interrogante es si simplemente va a continuar la actual contratista o si evidentemente, como es un negocio de muchos millones de dólares, entran a jugar los grandes actores y empresas de dragado internacional”.

    Para finalizar, Castilllo sostuvo que “la salida tiene que ser la reestatización de la Hidrovía”, al poner de relieve que “el Estado argentino está en condiciones de hacer”, porque “existe la capacidad técnica, dragadoras en argentina, personal técnico”.

    “No hay ninguna excusa para que el Estado argentino no pueda recuperar el manejo del Río Paraná. No sólo es factible, es técnicamente un beneficio”, enfatizó el economista, y completó: “Discutamos qué queremos hacer con el comercio exterior argentino. El pueblo argentino nunca lo discutió”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales