28 Sep. 2021 | 01:07
28 Sep. 2021 | 01:07
De carácter estructural

“Trabajamos para darle una solución de fondo al problema del Servicio Penitenciario bonaerense”

  •   |  
  • Lo afirmó el gobernador Axel Kicillof, al inaugurar una nueva alcaidía y dos hospitales modulares para el complejo de Florencio Varela. Recordó en ese marco que “nos tocó asumir con una huelga de hambre en las cárceles por el hacinamiento estructural y la deuda con los proveedores”.

    El mensaje del mandatario.
    El mensaje del mandatario.

    FLORENCIO VARELA-BUENOS AIRES (ANDigital) El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, visitó este miércoles el municipio de Florencio Varela, donde encabezó la inauguración de una nueva Alcaidía Departamental, dos hospitales penitenciarios modulares y un Centro de Aislamiento Sanitario (CAS).

    Lo hizo junto al ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis; el ministro bonaerense de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak; el intendente Andrés Watson; y la directora provincial de Coordinación de Alcaidías Departamentales, Paula Montero.

    “Nos tocó asumir con una huelga de hambre en las cárceles por el hacinamiento estructural y la deuda con los proveedores, consecuencia de la falta de inversión necesaria en un tema que fue postergado porque no servía electoralmente”, recordó el mandatario, al tiempo que puso de relieve que “trabajamos para darle una solución de fondo al problema del Servicio Penitenciario de la Provincia, porque no se trata de cosechar votos, se trata de resolverles los problemas a los y las bonaerenses”.

    Vale reseñar que la construcción del edificio de la nueva alcaidía del Complejo Penitenciario había sido paralizada en 2019. Cuenta con cuatro pabellones en cada uno de sus módulos, espacio para alojar a 128 personas privadas de su libertad que esperan condena o derivación a un penal. Además, posee salón de usos múltiples, guardias externa e interna, patio interno, cocina y espacios de sanidad. Para su funcionamiento, se incorporaron 100 nuevos guardia cárceles y siete oficiales.

    “A partir de la pandemia, muchos problemas que estaban ocultos salieron a la superficie, pero hemos hecho una fortaleza de nuestras principales debilidades: en tiempo récord multiplicamos la capacidad de un sistema sanitario que había sido abandonado”, subrayó el gobernador, al tiempo que valoró que “nosotros somos distintos, vinimos a terminar las obras neutralizadas que otros empezaron y lo decimos”.

    Por su parte, Katopodis aseguró que “hay temas que hace muchos años estaban sin solución en la Provincia y que necesitaban ser transformados de raíz, con decisión política y una visión clara. Esta es la señal que enviamos hoy con las obras que estamos inaugurando”.

    “Vinimos a demostrar que lo público debe ser garantía de oportunidades, de inclusión y de calidad. Nunca más en la Provincia se deben construir pabellones y hospitales que no estén en el umbral de lo que merece cada bonaerense”, prosiguió el funcionario.

    El Plan de Infraestructura Penitenciaria Provincial permitió reanudar obras que habían sido paralizadas durante los últimos años mediante una inversión de 800 millones de pesos para la construcción de 12 mil nuevas plazas en el período 2020-2023.

    “Tenemos la decisión política de que la provincia de Buenos Aires invierta lo necesario para revertir el déficit de infraestructura penitenciaria que tiene y, de esta forma, brindar una solución de fondo a la inmensa sobrepoblación carcelaria”, afirmó Alak.

    Acto seguido, recalcó que “la política criminal tiene que ser de máxima jerarquía para promover la articulación necesaria entre diferentes áreas del Estado que trabajan para prevenir y morigerar el delito”.

    Además, se pusieron en marcha un Centro de Aislamiento Sanitario (CAS) y dos hospitales penitenciarios modulares que poseen 24 y 48 plazas, respectivamente. Estas unidades cuentan con consultorios de cardiología, urología y traumatología, además de equipamiento para facilitar la evaluación diagnóstica de los reclusos sin necesidad de que sean trasladados por fuera del predio. Forman parte de un total de 15 hospitales que se construyeron en los 12 complejos penitenciarios bonaerenses y que permitieron ampliar de 57 a 388 las camas para asistencia médica.

    A su turno, el intendente Watson remarcó que “estamos inaugurando 128 nuevas plazas con una proyección de ampliarlas a 300 próximamente, apuntando a que quienes deben cumplir una condena lo hagan con la perspectiva de reinsertarse en la sociedad”.

    “Los dos hospitales modulares no solamente van a brindar salud a las personas privadas de su libertad, sino que van a permitir descomprimir también la atención del hospital local”, cerró. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales