viernes 01 de marzo de 2024 - Edición Nº3632

Policiales y Judiciales | 10 mar 2023

Juicio oral

Doble femicidio en Punta Lara: “Quiero que mi mamá y mi hermana descansen en paz”

El emotivo testimonio de Kimberly Barrientos, hija y hermana de las víctimas. Hizo más de 3.400 kilómetros para declarar en el juicio contra “El Ninja” Hidalgo. “Yo no lo hice, solo encubrí a mi esposa”, dijo.


LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) El juicio a Hugo Orlando “El Ninja” Hidalgo entró en su etapa final; el debate que se desarrolla en el Fuero Penal de La Plata tuvo una extensa jornada este jueves que comenzó al mediodía con la declaración de forenses especializadas en psicología y en psiquiatría, y que por la tarde tuvo la declaración de la hija y hermana de las víctimas.

Kimberly Barrientos Chacón viajó desde Perú hasta nuestro país solo para declarar en el juicio por el brutal doble crimen de Maruja Chacón, de 50 años de edad, y de Shirley Barrientos, de 15, y a las 17.45 horas se sentó frente al Tribunal Oral y Criminal Nº 1 para contar lo que sabía sobre los hechos y luego le hizo un expreso pedido a los 12 jurados que este viernes decidirán si el imputado es culpable o inocente del doble femicidio.

Barrientos comenzó su declaración diciendo: “Mi madre llegó a la Argentina en 2006, año en el que mi padre falleció, nosotros éramos tres, mi hermana de 15, mi hermano Douglas y yo. Me comunicaba con mi mamá todo el tiempo por Messenger, quedé embarazada a los 17 años, de una persona que me golpeaba mucho y me fui hacia Argentina”, contó, al tiempo que rompió en llanto.

Señaló que volvió a su país de origen para que el padre de su hija pueda verla ya que no quería caer en un impedimento de contacto. Al regresar dejó a su madre y a su hermana en Ensenada: “Pese a eso todos los días hablaba con mamá. no había un día en el que no hablara con ella. Mi mamá era muy trabajadora. Ella me ha enseñado eso. Ella trabajaba como enfermera y hacía todo para que no nos falte nada”.

A preguntas de la fiscal Leila Aguilar, Barrientos contó que cuando habló por última vez con Maruja fue horas antes de que fuera a la casa de Hidalgo: “Era fin de semana y me dijo que iría a una comida junto con Shirley. Me contó que iría a la casa de Hugo Amiel (al menos así lo conocía por su perfil de Facebook) ella me contó que eran novios y cuando hablé con él le pedí que cuide a mi mamá y a mi hermana”.

En el último tramo de su declaración Kimberly volvió a llorar y le dejó un claro mensaje al jurado: “Después de esto quedamos solos, mi hermano Douglas se fue. No tenemos más esos buenos días, no podemos contar con nuestra mamá. Hemos quedado varados en la vida, nos quedamos sin ese motor. Quiero que mi mamá y mi hermana descansen en paz. Solamente pido justicia porque todo lo que le han hecho no lo merecían, mi madre nunca robó ni una aguja, mi hermana nunca le faltó el respeto a nadie; no sé por qué, no sé por qué lo hicieron. Pido al jurado que se ponga en mis zapatos, no sé cómo volveré a Perú pero estoy aquí por mi madre”, concluyó, entre lágrimas.

La última voluntad de “El Ninja”

Terminada la ronda de testigos, Hidalgo pidió declarar por segunda vez en el juicio y el Tribunal le concedió esa petición. Sentado frente a quienes definirán su futuro, dijo: “Llegamos al final, me acusan de este hecho, quise presentar evidencias que me liberaban de todo esto pero no lo permitieron, se permitirá quizás más adelante. Lamento muchísimo lo que sucedió, no pude cumplir con lo que le prometí a Kimberly, que fue cuidar a su madre y a su hermana, esta persona que cometió estos hechos (por su esposa) se quiso entregar, es la persona que está en el audio que quiero entregarle a la fiscalía pero no lo permitieron”, aseveró el imputado.

Luego se quejó de las manifestaciones que durante el juicio hicieron sus excompañeros de trabajo: “No entiendo cómo los compañeros que tuve durante muchos años pidieron declarar en una sala sin que yo esté presente, incluso algunos hablaron bien de mí, tampoco entiendo que haya peritos pidiendo declarar sin mi presencia, dicen que me tienen miedo, tengo carácter pero no los conozco, me dicen fabulador y mentiroso, lo dicen supuestamente porque en reuniones he tratado de pasarla bien, de contar historia pero siempre lo hice para ser divertido”.

Por último cerró su declaración con estos dichos: “Mi señora puede entregarse, está en condiciones de hacerlo, no entiendo por qué no la dejaron, tengo audios para presentar como prueba. Quiero dejar en claro que soy ajeno a estos hechos, mi hijo me espera afuera porque sabe que su mamá irá presa, necesito estar con mis hijos, la encubrí a ella. Hice las cosas por amor, estamos separados e hice las cosas por mis hijos, no me arrepiento de encubrirla, yo ya estoy preso, yo ya no tengo más nada para decir. Es un honor haber compartido estos días con ustedes”, cerró el detenido.

Tras su declaración se dio por terminada la audiencia de debate y un grupo de allegados a las víctimas insultó a Hidalgo en la sala: “Ojalá que te pudras en la cárcel”, fue la expresión que se escuchó desde el sector del público.

La magistrada Cecilia Sanucci pidió orden y el desalojo de quienes habían ingresado par asistir al debate.

Los alegatos comenzaron este viernes a las 9 horas, y se espera que en horas del mediodía el jurado pase a deliberar y resuelva por la tarde si Hidalgo es culpable o inocente de los cargos que le imputan.

El caso

“El Ninja”, a quien acusan por el crimen de su expareja Maruja Pérez Chacón, de 50 años de edad, y de su hija de Shirley Cielo Barrientos, de 15, ambas de nacionalidad peruana, está detenido desde hace 6 años.

Madre e hija desaparecieron el 28 de enero del 2017 en Ensenada y sus cuerpos fueron encontrados enterrados en el patio de la casa que alquilaba Hidalgo, vivienda que está ubicada sobre la avenida Almirante Brown, en la localidad de Punta Lara, en tanto que los macabros hallazgos fueron el 7 de febrero del mismo año.

El femicida fue capturado 8 días más tarde en la provincia de Misiones por Gendarmería, ya que se mantuvo prófugo luego de perpetrado el hecho.

La fiscal del juicio es Leila Aguilar, el abogado que representa a la familia de las víctimas es Eduardo Montané, en tanto que la defensa de Hidalgo está bajo el patrocinio legal de Lucas Bianco. El juicio por jurados es moderado por la mencionada jueza Cecilia Sanucci, del Tribunal Oral y Criminal Nº 1 del Departamento Judicial La Plata. (ANDigital)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias