lunes 24 de junio de 2024 - Edición Nº3747

Interés general | 2 may 2023

Gastronomía

El platillo más pedido: opciones para todos los gustos en el Día de la Milanesa

Desde la clásica con diferentes cortes vacunos, pasando por opciones recargadas y sorprendentes alternativas de cerdo, pollo y veggies.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) Aunque el 3 de mayo se celebra oficialmente su día desde hace más de una década, lo cierto es que no hace falta ninguna excusa para disfrutar de una buena milanesa. A continuación, un recorrido por versiones clásicas, gourmet, de cortes especiales y más.

DE DIFERENTES CORTES VACUNOS

Gourmand Food Hall: milanesa de lomo de pastura

El patio de comidas de Patio Bullrich, ofrece en su espacio Gourmand Grill un clásico que es el preferido de todos: la milanesa de lomo de pastura.

La carne del prestigioso proveedor Ohra Pampa se marina con una mezcla de huevos pastoriles, ajo, especias y perejil fresco, y luego se apana con un rebozador especialmente seleccionado, que le imprime la crocancia justa. Para acompañarla, se puede optar por puré de papa o calabaza, ensalada mixta o papas fritas.

Benedetta: de bife ancho con aderezos caseros

Comandado por el chef Agustín Brañas, este restaurante propone una cocina de autor estacional, cuidando la trazabilidad de los productos utilizados, de principio a fin. Aquí, la milanesa se hace con bife ancho de pastura, proveniente de un frigorífico boutique elegido por el chef.

Para hacerlas, utiliza huevos de campo y un pan rallado casero hecho a partir de un pan de masa madre, también amasado en el lugar. Se sirve con mayonesa y ketchup de elaboración propia y se puede acompañar con alguna de sus tantas guarniciones, como papas rosti, zanahorias quemadas o carpaccio de remolacha.

Hierro: de bife de chorizo

Es una moderna parrilla que une tres elementos fundamentales de la cocina argentina: carne, hierro y fuego. Bajo estos pilares, ofrecen una ambientación de diseño y una propuesta que une carnes maduradas a las brasas con vegetales orgánicos y preparaciones artesanales.

Su milanesa de bife de chorizo lleva un rebozado especial a base de pan rallado, provoleta rallada y especias. Se fríe en abundante aceite y se termina a la parrilla con leña de quebracho colorado para darle un toque ahumado sutil. Sale con un alioli sutilmente picante de jalapeños quemados y es ideal para acompañar con su cremoso de papas o su ensalada de papines patagónicos.

Trufa: de bife de chorizo en crocante de panko y romero

Es un sofisticado restaurante situado dentro del hotel CasaSur de Pilar. En su propuesta gastronómica hay lugar para opciones de autor y también para platos clásicos, como la milanesa de bife de chorizo.

Se reboza con una mezcla de panko y romero, que aporta notoria textura y sabor, y puede acompañarse con papas fritas clásicas o a la provenzal, un puré de papas cremoso y gratinado o una ensalada de rúcula orgánica con palta fresca, reducción de aceto y semillas de sésamo.

Rufino: de peceto con relish

La elegante parrilla situada dentro del hotel Mío Buenos Aires a modo de speakeasy, rescata los sabores de la tradición argentina y los lleva a la mesa con una vuelta de rosca. Si bien se especializan en carnes asadas, su milanesa de peceto es imperdible.

Para hacerla, marinan la carne durante tres horas en una mezcla de huevos con hierbas, sal, pimienta y comino; la empanan con pan rallado y la fríen en abundante aceite. Se acompaña con hojas verdes y un relish de mostaza, pickles y especias.

Enero: de entraña con puré cremoso

Ubicado en la Costanera porteña, propone recetas locales y cosmopolitas con sofisticados giros de autor. En manos del chef de la casa, Diego Hernández Olave, la sección “Nuestra Cocina” ofrece una contundente milanesa de entraña con un cremoso puré de papas.

La carne se marina con salsa inglesa, perejil, mostaza y ajo en polvo, y luego se cocina por 12 horas a baja temperatura para lograr su máxima terneza. Por último, se reboza con panko amarillo y se fríe hasta conseguir una corteza bien crocante.

La Capitana: de nalga, con fritas a caballo o napolitana

En el barrio de Almagro, el bodegón temático y vermutería La Capitana rinde homenaje a Eva Perón y recibe a sus visitantes con una carta cargada de sabores típicos de la cocina porteña. Sus milanesas de nalga son gruesas, marinadas por 24 horas en huevo con mostaza, ajo y perejil.

Se sirven en dos versiones: una milanesa a caballo con papas fritas y una napolitana con papas rústicas, que lleva salsa fileto casera, jamón, mozzarella y un salteado de tomates cherry con aceite de oliva, ajo y perejil.

OPCIONES “RECARGADAS”

La Dorita: una supermila para cuatro personas

En la emblemática parrilla de Palermo, tienen milanesas de bife de chorizo y supremas de pollo que realizan bien delgadas y con un empanado fino para que salgan bien crocantes. Se pueden pedir solas o a la napolitana, acompañadas de papas fritas.

Además, la carta propone una Super Mila de tamaño XXL, pensada para compartir entre tres o cuatro personas, servida con papas fritas o una ensalada a elección. Las variedades posibles son simple, capresse, fugazzeta o a la napolitana.

Viejo Patrón: napolitana con chimichurri de la casa

En el restaurante comandado por el sommelier de carnes Julio Galiano, sobresale su milanesa de bife de chorizo a la napolitana, con un agregado de argentinidad. Lleva salsa de tomate, jamón, queso mozzarella y se termina con una salsa de chimichurri de la casa.

Para hacerla, emplean bife de chorizo que pasan por una huevada tradicional a base de ajo, perejil, mostaza y especias, y luego rebozan con pan rallado y panko. Primero se fríe y, una vez colocada la cobertura, se termina al horno.

The Pizza OTL: a caballo y servida con pasta cacio e pepe

El lugar tienta con pizzas de autor a base de masa madre y harinas orgánicas, entre otras preparaciones de raíces italianas. En esta temporada, el restaurante sumó nuevos platos a su carta, como la milanesa Cacio e Pepe. Es de ojo de bife y está rebozada en panko con polenta y queso parmesano, para sumar más sabor y crocancia al bocado final.

Llega a la mesa con una pasta larga artesanal, salteada en queso pecorino con un mix de pimientas y aceite de peperoncino.

Jarana: con toques peruanos y tallarines verdes

El restaurante se luce con su cocina peruana adaptada al gusto local. La milanesa es de bife de chorizo, sazonada y empanizada con harina, huevo y panko.

El plato se termina con la típica salsa huancaína peruana y se sirve con tallarines de espinaca al pesto, hecho con albahaca, queso duro, nueces, una pasta de ají amarillo, ajo, cebolla y espinaca, todo procesado con leche y queso fresco.

Tribu: con spaghetti caseros

Es un “restaurante de río” emplazado en medio de la costanera del Bajo de Martínez con una puesta en escena sofisticada y un entorno natural.

Su menú propone platos tradicionales con toques gourmet y, entre ellos, sobresalen las milanesas de peceto (dos unidades) servidas con una contundente porción de spaghetti casero al huevo. Su proceso de elaboración incluye un doble rebozado, primero en pan rallado y luego en panko, con el fin de aportar más crocancia.

Joe's Grill: con toppings originales

En este restaurante de impronta norteamericana e ideal para visitar en familia, la sección de Milanesas del menú presenta múltiples opciones, hechas con carne de nalga y un apanado que combina especias, pan rallado y rebozador, para lograr una cobertura bien crocante.

Las opciones más originales son la Street, con salsa de tomate, mozzarella, huevos revueltos, verdeo y cantimpalo; la Crispy, con huevos a la plancha, bacon crocante y ciboulette; la Módena, con salsa de tomate, mozzarella, rúcula fresca y parmesano; y la de Jamón y Morrón, con salsa de tomate, mozzarella, jamón, tiras de morrón y orégano.

Bruce Grill Station: milanesas ahumadas y una de edición limitada

Para festejar uno de los platos insignes de la mesa argentina, el bar restaurante que remite al lejano Oeste, invita a probar sus cuatro contundentes milanesas de carne de ternera, que incluyen apanado clásico con extra de provenzal y se impregnan de sabor ahumado en sus altas parrillas de quebracho colorado.

Las opciones son la Americana, con cheddar, panceta y verdeo; la Caramel Onion, con cebolla caramelizada y muzzarella; y la Napolitana, con muzzarella, ajo y tomate. Además, solo por el 3 de abril, tendrán una milanesa fuera de carta para compartir entre dos personas, con topping de cuatro quesos, cebolla crocante y guarnición a elección, por $4.200.

Buller: versiones bien diferentes

Con más de 20 años de trayectoria, la icónica cervecería acompaña sus múltiples estilos con una atractiva carta de comidas en la que priman el sabor y la calidad.

Sus “Milangas” con diferentes toppings se acompañan de una porción de papas fritas y se ofrecen en las variedades Onion & Cheese, con mozzarella, cebolla caramelizada, orégano, pimienta negra y aceite de oliva; la Margarita, con salsa de tomates, mozzarella, rodajas de tomate fresco, albahaca fresca, pimienta negra y aceite de oliva; la BEC, con bacon crocante, huevo a la plancha y salsa cheddar; y la Napo, con salsa de tomate, jamón cocido, mozzarella y orégano. Utilizan nalga de ternera, se marina con huevo, leche, sal, pimienta, polvo de ajo y mostaza, y se reboza con pan rallado.

Desarmadero: un sándwich completo y un combo especial del día

El bar donde se pueden encontrar los mejores productores de cerveza del país, ofrece una carta 100 % artesanal donde predominan las tapas calientes, las hamburguesas caseras y sabrosos sándwiches, como el de milanesa.

Servido en pan francés semitostado, lleva fetas de queso sardo, finas rodajas de tomate, lechuga capuchina picada y aros de cebolla morada.

El toque único está en el corte de nalga fina, marinada por 12 horas en frío con huevo, ajo, perejil, mostaza de Dijón y leche. Luego, se reboza con pan rallado de primera calidad y se fríe en abundante aceite hasta lograr un color bien dorado.

Además, para celebrar el Día Mundial, el 3 de abril tendrán un combo de milanesa napolitana (con mozzarella y tomate en rodajas) más una pinta de cerveza Desarmadero a elección, por $ 3.000.

Baum: opciones para todos los gustos con maridaje sugerido

La cervecería de Palermo con una marcada impronta mexicana, ofrece una variada selección de milanesas caseras que salen con papas fritas, para compartir entre pintas de cerveza artesanal.

Por un lado, las de bife de chorizo en las versiones Italiana, con mozzarella, rúcula, jamón crudo y queso parmesano (que marida especialmente con su estilo California); Baum, con salsa de tomate, mozzarella y jamón cocido, servida con papas fritas (pensada para acompañar con una Porter); y las Milanesitas, que se pueden pedir grandes o medianas, con alioli de morrón rojo y alioli de rúcula (ideales para comer con una Scottish). Por otro lado, una milanesa de pollo rebozada en cereal con salsa cheddar, cebollas caramelizadas y panceta crocante, servida con papas fritas (para maridar con una Maldita Honey).

El galpón de Tacuara: simple, americana y napolitana

Además de sus multipremiadas cervezas artesanales, el lugar ofrece una amplia propuesta gastronómica, donde resaltan tres tentadoras milanesas: la clásica; la Napolitana, coronada con salsa de tomate, muzzarella, tomate fresco y ajo; y la Americana, con cheddar, aderezo barbacoa, cebolla crispy y bacon.

Son de nalga de ternera, feteadas sin grasa, con un doble empanado, fritas y gratinadas al horno para aportar un toque extra de sabor. Se acompañan con una porción de papas fritas o una ensalada de rúcula y parmesano.

MILANESAS DE POLLO, CERDO Y VEGGIE

Aldo's Restorán: de pollo orgánico

Aquí se pueden degustar vinos curados por el sommelier Aldo Graziani y platos de inspiración ítalo-americana, elaborados con materias primas de excelente calidad.

La milanesa es uno de los clásicos de la carta, hecha con pollo orgánico marinado 12 horas en una mezcla de especias.

Para el empanizado, utilizan huevos de campo, pan rallado y miga de pan de masa madre que secan en el local. Lleva doble cocción (frita y horno) y se acompaña con una guarnición a elección, entre papas rejilla, puré de papas con manteca y sal marina, espinacas agroecológicas salteadas con oliva, morrones asados, verduras orgánicas horneadas, tomates reliquia con oliva y orégano fresco u hojas verdes con vinagreta de oliva y limón. A pedido del comensal, también preparan una versión Parmigiana con pomodoro italiano, queso cuartirolo y reggianito gratinado.

Krill: tonkatsu japonés

Para el Día de la Milanesa, el seafood bar Krill hará un tonkatsu de edición limitada. El bar de cocktails y tapas asiáticas ofrecerá este 3 de mayo una típica milanesa japonesa, esponjosa y crujiente, servida con repollo blanco y tomatitos cherry.

La misma se prepara con carré de cerdo cortado en bifes, que se rebozan con harina y luego con panko, y por último se fríen al wok hasta dorar. El chef Iwao Komiyama recomienda disfrutar con limón o salsa de soja.

Growlers: sándwich de milanesa de cerdo

Con ocho locales distribuidos en toda la ciudad, Growlers propone una exclusiva selección de cervezas artesanales, cócteles tirados y una amplia variedad de platos artesanales con alternativas para todos los gustos.

Una nueva incorporación es el sándwich de milanesa de carré de cerdo, que preparan en un marinado con jengibre, ajos asados y salsa de soja, para luego apanar en panko oriental y freír. Lo ofrecen en dos versiones: con lechuga, doble provoleta, cebollas caramelizadas y alioli; y con lechuga, doble cheddar, doble huevo frito y salsa barbacoa. Ambos se sirven en pan de papa y sésamo con papas fritas.

Barra Chalaca: milanesa de pesca fresca del día

El nuevo espacio del chef Gastón Acurio, reúne los sabores más distintivos de la cocina peruana en un formato descontracturado y a precios accesibles.

En este lugar, se puede probar una crujiente milanesa de pescado rebozada en panko, que se acompaña con una pasta al pesto y salsa huancaína. La huancaína es una preparación muy típica de esta gastronomía, a base de queso fresco, ají amarillo, galletas saladas y leche. Cabe destacar que la milanesa puede variar entre lisa o lenguado, dependiendo de la pesca fresca disponible del día.

Francisca: de berenjena gratinada con mozzarella y tomate

El restaurante de impronta marroquí que ofrece platitos y pizzas de masa madre al horno de barro, complementa su menú con algunos principales, como su milanesa de berenjena gratinada con mozzarella, tomate orgánico, orégano fresco y ajo frito.

El toque único de esta preparación lo otorga la primera cocción de la berenjena a fuego directo, que suma sabrosas notas ahumadas. (ANDigital)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias