viernes 24 de mayo de 2024 - Edición Nº3716

Interés general | 27 may 2023

Salud

Esclerosis múltiple: claves para entender la principal causa de discapacidad no traumática

El tratamiento temprano y adecuado puede reducir la progresión de la enfermedad y la acumulación de la discapacidad en adultos jóvenes, permitiendo una vida con mayor independencia.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) Cada 30 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, una fecha para concientizar sobre esta patología del Sistema Nervioso Central (SNC) que afecta principalmente a adultos jóvenes.

1 ¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa, autoinmune y crónica del sistema nervioso central que se presenta cuando el sistema inmunitario no reconoce a la mielina (tejido que protege las fibras nerviosas) y la ataca como si fuera un agente extraño. Al dañarla, afecta la habilidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos hacia y desde el cerebro.

Generalmente se presenta con brotes que pueden afectar a cualquier área del cerebro, el nervio óptico o la médula espinal. Es por eso, que la enfermedad en cada caso evoluciona distinto, alterando en mayor o menor medida la calidad de vida de los pacientes.

2 ¿Cuál es la causa?

La esclerosis múltiple no es una enfermedad contagiosa, se desconoce su causa y aún no se ha determinado por qué se manifiesta en algunas personas. El doctor Raúl Piedrabuena, jefe del Servicio de Neurología de la Clínica Universitaria Reina Fabiola y del Instituto Lennox de Córdoba (MP 19.438) explica: “sabemos que la esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune y existe evidencia de que se produce como consecuencia de una predisposición genética asociada a factores ambientales. Asimismo, existen algunos factores infecciosos; personas que hayan atravesado una infección banal en la infancia, como la mononucleosis infecciosa, con el paso del tiempo podrían desarrollarla”.

3 ¿Cuáles son sus principales síntomas?

Los síntomas de la enfermedad varían ya que puede afectar diferentes áreas del sistema nervioso central, e incluyen: fatiga, problemas para caminar, visión doble, espasmos, pérdida de visión, incontinencia y problemas para orinar, pérdida del equilibrio, entumecimiento, dificultad para mover brazos y piernas, disminución del período de atención, pérdida de la memoria, dificultad para razonar y resolver problemas, depresión/tristeza, pérdida de audición, dificultades al hablar y problemas para masticar y tragar.

4 ¿A quiénes afecta?

Suele ser diagnosticada entre los 20 y 40 años de edad, teniendo las mujeres el doble de probabilidad de adquirirla que los hombres. Es rara su aparición en niños y en adultos mayores de 65 años.

5 ¿Cuántas personas conviven con esclerosis múltiple en Argentina?

En el mundo hay más de 2,8 millones de personas con esta enfermedad neurológica crónica. En Argentina, el número de personas que viven con esta afección se agrupa en el rango entre 14y 30.3 por cada 100 mil habitantes.

6 ¿Hay diferentes tipos?

Si bien es una patología de curso impredecible, se la puede diferenciar según su comportamiento, clasificándose en: esclerosis múltiple recurrente (EMR), esclerosis múltiple secundaria progresiva (EMSP) y esclerosis múltiple primaria progresiva (EMPP):

● La EMR es la más frecuente (85 % de los casos) y se caracteriza por períodos de brotes y remisiones.

● La EMSP suele comenzar como EMR pero luego empeoran progresivamente las funciones neurológicas y la discapacidad, con o sin recaídas.

● La EMPP (12 % - 15% de los casos) se caracteriza por el empeoramiento de los síntomas en forma progresiva, sin recaídas ni remisiones.

En cualquiera de sus variantes, la velocidad con la que avanza la discapacidad puede cambiar, pero su progresión significa un incremento sostenido de la discapacidad a lo largo del tiempo.

7 ¿Existe una cura?

La esclerosis múltiple aún no tiene cura, pero en la actualidad existen tratamientos que pueden cambiar su curso, reduciendo su actividad y haciendo más lenta la acumulación de discapacidad.

8 ¿Cómo se trata?

La actividad de la enfermedad y la progresión de la discapacidad pueden ocurrir desde las fases más tempranas de la esclerosis múltiple. Por eso el objetivo de su tratamiento es controlar su actividad lo antes posible, deteniendo la progresión, controlando los síntomas y ayudando al paciente a tener una buena calidad de vida.

“Desde interferones, terapias orales a los anticuerpos monoclonales, hoy contamos con diferentes tratamientos disponibles en nuestro país los cuales presentan diversos mecanismos de acción y pueden ser utilizados dependiendo del grado de compromiso que tenga la enfermedad en cada uno de los pacientes”, señala Piedrabuena.

9 ¿Cómo afecta la vida diaria de las personas que la padecen?

Al generar una discapacidad progresiva, la esclerosis múltiple afecta el bienestar emocional de la persona y su entorno. La enfermedad en cada caso evoluciona distinto, alterando en mayor o menor medida la calidad de vida. Sea cual fuere la situación particular de cada caso, el diagnóstico es difícil de sobrellevar tanto para quien lo recibe como para su círculo cercano.

Desde que se lanzaron las primeras opciones terapéuticas dirigidas a controlar los síntomas y signos de la enfermedad, los avances en el abordaje de la esclerosis múltiple han sido significativos impactando positivamente en la calidad de vida de los pacientes.

El doctor Piedrabuena consigna que “la aparición de nuevos tratamientos en los últimos años ha sido extremadamente importante sobre todo porque hoy contamos con terapias que permiten que el tratamiento sea mucho más personalizado.” Y agrega “los anticuerpos monoclonales han impactado en la reducción de la progresión de la discapacidad, incluso en aquellas formas de la enfermedad que no son de recaídas y remisiones, sino que son formas progresivas primarias”.

10 ¿En qué se diferencian la Esclerosis Múltiple (EM) de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)?

Muchas personas tienden a confundir la Esclerosis Múltiple (EM) con la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Aunque ambas enfermedades son neurodegenerativas y afectan al sistema nervioso se trata de patologías que tienen síntomas, consecuencias y pronósticos diferentes.

Finalmente, el doctor Piedrabuena aclara que “tanto en el origen como en las causas y en la evolución son enfermedades completamente diferentes. La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por afectar a personas jóvenes que puede tener períodos de empeoramiento seguido de periodos de mejoría y que en general los síntomas pueden afectar diferentes áreas del sistema nervioso central. En cambio, la esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad degenerativa está dentro de lo que se llaman enfermedades de la de la motoneurona, los cuales van progresando rápidamente en pocos años produciendo parálisis muscular precisamente progresiva que puede incluir incluso en estadios finales, un compromiso respiratorio”. (ANDigital)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias