sábado 20 de abril de 2024 - Edición Nº3682

Campo | 21 ago 2023

Revolucionario

De la biotecnología a los drones: innovación tecnológica en el campo

Se trata de herramientas que podrían generar un cambio cualitativo en el sector. También se contempla la agricultura regenerativa; la robótica y la inteligencia artificial.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) Hoy en día, la producción agrícola cuenta con nuevas herramientas que brindan la posibilidad de aumentar la eficiencia, disminuir costos y mejorar la calidad de los productos.

La combinación de biotecnología, robótica e inteligencia artificial revolucionan la forma en que se producen los alimentos.

Entre las herramientas disponibles para la producción agrícola, actualmente existen cinco tecnologías que podrían generar un cambio cualitativo en el sector. La biotecnología, que mejora la calidad de los cultivos; la agricultura regenerativa que protege el suelo; el uso de drones que permiten pulverizaciones eficientes y monitoreo para optimizar los tiempos de trabajo; la robótica, que libera al trabajador de las tareas repetitivas y la inteligencia artificial que puede encargarse de ciertos procesos de manera rápida y efectiva.

Biotecnología

La utilización de material biológico para mejorar los cultivos con un propósito específico permite incrementar la productividad, fortalecer la resistencia de las plantas a las plagas y condiciones climáticas adversas y aumentar el contenido nutricional de los alimentos.

Se trata de un conjunto de técnicas que utiliza células vivas, cultivo de tejidos o moléculas derivadas de un organismo, por ejemplo, enzimas. Su incorporación en la agricultura puede evitar que se pierda el 33 % de la producción potencial, como sucede actualmente, a causa de plagas, altas temperaturas, alta salinidad del agua o sequía.

Agricultura regenerativa

En cuanto al modo de siembra, la agricultura regenerativa mejora la calidad del suelo y aprovecha estratégicamente los procesos naturales. Según la FAO, la rentabilidad de los agricultores llega a un aumento de hasta un 30 % gracias a la diversificación y el ahorro de insumos.

Por su parte, desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) señalaron que la agroecología, que es utilizada por 1 de cada 50 establecimientos rurales, contribuye al proceso regenerativo del entorno.

Es un método de reconversión que se basa en la idea de conservar y revitalizar los procesos biológicos del suelo. Sus pilares fundamentales son el cuidado de la tierra, la gestión eficiente de los recursos hídricos y la integración de la biodiversidad.

Ciertos avances tecnológicos que para nosotros son de uso cotidiano y doméstico, tuvieron un impacto sustancioso en el desarrollo de este modelo de producción agrícola.

Por ejemplo, un relevamiento realizado por el proyecto Agricultura de Precisión del INTA destacó que existe un gran número de aplicaciones que, mediante la combinación de smartphones con la geolocalización y el análisis y la interpretación de datos, permiten realizar las labores agrícolas de modo más eficientes, detectar problemas de manera anticipada, aprovechar la tecnología que dispone la maquinaria, ahorrar insumos y, en consecuencia, trabajar en un entorno ambiental más sustentable, regenerando el entorno.

Drones agro

Los cultivos también necesitan ser pulverizados con fertilizantes y plaguicidas. En esta instancia, los drones aportan soluciones que no pueden brindar los métodos tradicionales.

“No sólo permiten optimizar la utilización de la tierra, el uso de recursos naturales y la utilización de productos fitosanitarios sino que también ahorran tiempo al realizar procesos productivos dinámicos y más eficientes realizando un monitoreo estratégico de los cultivos”, explicó Joaquín Basanta, presidente de Agro Sustentable, empresa dedicada a la creación y aplicación de bioinsumos mediante vehículos aéreos no tripulados.

Además de acceder a terrenos y lugares de difícil acceso, esta utilización de tecnologías remotas es clave en pulverizaciones de cultivos frágiles para no dañarlos. Por otra parte, Basanta acotó que “este método disminuye la manipulación de los productos fitosanitarios y no necesitan de un esfuerzo físico, cuidando así la salud de los trabajadores”.

Este tipo de aplicación a los cultivos permite ahorrar en términos de optimizar el uso de recursos. “Mediante la pulverización convencional hay mucha dispersión del producto, gracias a esta innovación tecnológica los productores logran reducir el consumo de los fitosanitarios”, concluyó el especialista.

Robótica agrícola

En el camino hacia la eficiencia, los robots agrícolas tienen mucho para aportar. Los agrobots permiten la automatización de las tareas manuales y repetitivas además de encargarse de la detección de enfermedades, la recolección de frutos y el control de malezas.

Dotados con brazos automáticos y visión artificial, estas máquinas pueden encargarse de la supervisión de los cultivos haciendo innecesaria la recorrida diaria de personal humano por el campo.
Este mercado genera unos US$ 3.000 millones anuales a nivel mundial y se espera que llegue a US$ 10.000 millones el año próximo. En Argentina, hay 1.000 robots efectuando tareas agrícolas. La inclusión de los agrobots en el campo lleva a que cada planta pueda ser monitoreada de manera individual para saber exactamente qué nutrientes precisa y cómo reacciona a los cambios en su entorno.

Inteligencia artificial

Por último, la inteligencia artificial (IA) es otra de las tecnologías que facilitan las tareas del productor. Las imágenes satelitales, fundamentales para administrar los cultivos, utilizan esta tecnología y brindan información clara y precisa sobre el tipo y estado de las plantaciones.

Además, esta herramienta posibilita realizar diagnósticos que permiten llevar a cabo tareas “inteligentes”, como la realización de pulverizaciones selectivas que pueden distinguir entre una maleza y un cultivo, para decidir en cuestión de microsegundos, en qué sector aplicar la pulverización.

Hoy en día, todas las plataformas digitales agrícolas utilizan esta tecnología. Al ser una aplicación basada en “machine learning”, el sistema puede “recordar” dónde se encontraba exactamente la maleza y predecir con precisión donde volverán a aparecer el año próximo.

Los avances tecnológicos están revolucionando el sector agrícola tanto en términos económicos como de recurso humano, pero también llevan a sistemas de cultivos más sustentables, reduciendo el impacto del humano en el medioambiente. (ANDigital)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias