martes 16 de abril de 2024 - Edición Nº3678

Policiales y Judiciales | 20 mar 2024

A la sombra

Llevaba un chaleco de “Drogas ilícitas” pero era tremendo delincuente: Se tiroteó con policías

Al sujeto buscaron identificarlo cuando bajó de un auto e iba a entrar a una casa en José León Suárez. Tiene un frondoso prontuario criminal. Pase y vea.


Efectivos de la Comisaría Cuarta de José León Suárez acabaron tiroteándose con un sujeto en medio de la frondosa lluvia de este martes por la noche luego de que intentaran identificarlo porque llevaba puesto un chaleco con la inscripción “Drogas Ilícitas” de su misma fuerza y empezara a dispararles.

Todo ocurrió en la calle Biarritz al 3100 de la mencionada localidad del partido de San Martín, en la zona noroeste del Conurbano bonaerense, donde los uniformados observaron a este sujeto bajar de un Fiat Palio blanco y caminar en dirección a una vivienda, y como algo les llamó la atención intentaron identificarlo.

La respuesta de este hombre fue blandir un arma de fuego y empezó a disparar, agresión que fue naturalmente repelida por los policías quienes lo persiguieron y lograron herirlo en la pierna derecha, y finalmente detenerlo, aunque se debió convocar a una ambulancia del SAME para asistirlo y trasladarlo al Hospital Municipal “Diego Thompson”, donde quedó internado y con custodia.

A este hombre, identificado como Eduardo Miguel Juárez Tapia y de 55 años de edad, se le incautó una pistola calibre 9 milímetros pero del tipo réplica, y en los techos de una vivienda una pistola calibre .22 milímetros que descartó cuando huía de los policías.

Elevadas actuaciones, el caso recayó en la UFI Nº 6 del Departamento Judicial San Martín, a cargo del fiscal Ernesto Farber, quien caratuló la causa como “abuso de arma, portación ilegal de arma de fuego, encubrimiento y atentado contra la autoridad, usurpación de títulos y honores”, y todo ello debido a que le ordenó a los efectivos ingresar a la vivienda donde este sujeto se aprestaba a entrar.

La propia pareja de Juárez Tapia los dejó ingresar y les entregó un chaleco del tipo transporte, con insignias de la Policía Bonaerense, una muda de uniforme diario de esta fuerza, dos handys VHF sin marca y un quepi de Oficial Jefe, y todos fue incautado, incluso el Fiat Palio en el que se movilizaba.

Una vez en la dependencia se supo que el Palio tenía pedido de captura activo por robo por parte del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús, y en el vehículo había un porta-credencial con chapa-pecho y dos cargadores de pistola 9 milímetros: uno con cinco municiones y el restante con tres.

Farber determinó que trabajen peritos de la Gendarmería y ordenó el secuestro de las armas reglamentarias del personal policial interviniente.

Con el correr de las horas se supo que este hombre cuenta con un frondoso prontuario: fue condenado años atrás por vestir uniformes policiales y cometer varios ilícitos, y que en el año 2002, estando detenido, se hizo pasar por policía y logró concretar estafas telefónicas.

En el año 2014, el Tribunal Oral Criminal Nº 2 de Quilmes lo condenó a más de 4 años de prisión por un hecho ocurrido en 2012, y en 2018, el TOC Nº 2 de San Isidro lo condenó a 2 años y 8 meses por un hecho ocurrido en el 2017, todos de similares características.

Lo que se dice, una verdadera pinturita.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias