martes 16 de abril de 2024 - Edición Nº3678

Política | 24 mar 2024

A 48 años

Una multitud se volcó a la Plaza de Mayo para repudiar el golpe de Estado

La marcha por el Día de la Memoria superó ampliamente las expectativas. Todo comenzó este domingo temprano, con una caminata desde el edificio de la ex ESMA. Los detalles.


Una verdadera multitud colmó este domingo la Plaza de Mayo ante un nuevo aniversario del golpe de 1976, que impuso al terrorismo de Estado como método eficiente para acallar y desaparecer voces disonantes de un discurso “occidental” y servil a los intereses de los Estados Unidos, que por esas épocas cobraba forma en toda Latinoamérica, para ratificar las consignas de Memoria, Verdad y Justicia.

Organizaciones sociales y políticas de izquierda, el peronismo, los sindicatos, La Cámpora y las agrupaciones H.I.J.O.S., además de las Abuelas y las Madres de Plaza de Mayo, y los nunca ausentes integrantes de la Comisión Provincia por la Memoria, se hicieron presentes desde horas tempranas en el punto de encuentro, frente a la Casa Rosada.

Ya desde la mañana se organizó una caminata que partió desde el edificio de la ex Escuela Superior de Mecánica de la Armada (exESMA), hasta la Plaza de Mayo, pero en este lugar fue donde se generó el epicentro, que congregó a cientos de miles de personas dispuestas a dar por sentado que efectivamente “¡Son 30.000!” los desaparecidos por la dictadura sangrienta.

En su discurso desde el escenario, y ante una plaza colmada, la titular de Abuelas, Estela de Carlotto, le dedicó un párrafo especial en su alocución al binomio presidencial, Javier Milei y Victoria Villarruel, a quienes le espetó: “Las constantes provocaciones del gobierno de Milei y Villarruel violan todos los pactos internacionales que tienen rango constitucional”.

Allí le apuntó al polémico e incalificable video que desde temprano difundió la Casa Rosada, que reza “Verdad y Justicia completa”, avalando la teoría de los dos demonios y el análisis de los “excesos” producto de una guerra librada fronteras adentro, y reclamó “una ley contra el negacionismo que sancione a funcionarios y funcionarias, y representantes elegidos que desestimen los crímenes y a sus víctimas”.

A su turno, Adolfo Pérez Esquivel exigió “la continuidad de las políticas de memoria, verdad y justicia impulsada por la secretaría de Derechos Humanos y con todos los organismos de DDHH”, y el Premio Nobel de la Paz le recordó al Gobierno “que debe tener presente que con el odio, la represión y el revanchismo no se puede construir una sociedad más justa y fraterna”.

“A los representantes del pueblo, diputados, senadores, les recordamos que tienen la responsabilidad de rechazar por inconstitucional el DNU y la Ley Ómnibus”, sentenció luego, en un contexto de continuidad a las críticas a la gestión libertaria presidencial.

Finalmente la Madre Taty Almeida cerró el acto pidiendo “investigación y castigo a los responsables”, y reclamando “nunca más el odio y las políticas represivas”, al tiempo que reafirmó “el compromiso con los derechos humanos que nos atraviesan cotidianamente”.

Por último, disparó: “Este gobierno está en contra del pueblo”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias