lunes 15 de abril de 2024 - Edición Nº3677

Campo | 25 mar 2024

Agroperspectivas

La chicharrita preocupa en maíz y la soja trae buenas noticias

Además, las lluvias fueron el tema relevante de la semana. De todos modos, en los lugares donde no se dieron situaciones tan extremas, la humedad adicional es bien recibida de cara al ciclo 24/25.


TAGS: MAIZ, SOJA, LLUVIAS

Por Dante Romano (*)

Para los productores, las lluvias y la chicharrita son los temas del momento. 

Por el lado de las precipitaciones, estas fueron acompañadas de temporales en el noreste de Buenos Aires, y anegaron algunas zonas muy relevantes. En tanto, donde no se dieron situaciones tan extremas, la humedad adicional es bien recibida de cara al ciclo 24/25 que apunta a tener en agosto un paso a año Niña (más seco) por lo que las reservas serán claves.

También ocurrió que las lluvias demoraron la recolección de maíz “calentando precios”. En el mismo sentido, los compradores estuvieron activos pagando mejor precio por soja disponible y de la mano de eso, los productores aprovecharon para ponerle precio a los granos. La comercialización de la semana fue activa, similar al promedio histórico. Pero al venir tan atrasada previamente, siguen estando muy por debajo del ritmo normal.

El otro tema de preocupación es la chicharrita: comenzaron a aparecer las primeras cifras sobre el grado de afectación que podría tener sobre el maíz. Se hablan de unas 400 mil hectáreas afectadas, y la Bolsa de Cereales de Buenos Aires redujo en 2,5 millones de toneladas la producción. Esto incluye tanto la plaga, como el exceso de calor previo. No obstante, la zona en riesgo podría tener un universo de 5 millones de toneladas y la presencia de la plaga se extiende cada vez más.

Las lluvias de la semana pasada generaron un freno a la trilla de maíz que venía a buen ritmo. En efecto, la recolección sólo avanzó medio punto y a nivel país no llega al 4 por ciento. Viendo por zonas, Entre Ríos llevaba el 18 %, mientras que en zona núcleo norte y sur estaba en 10 % a 15 %. Sobre el centro de Buenos Aires en general no llegaba al 1 por ciento.

Como esperábamos, entrados ya en la segunda quincena de marzo, comienzan a arribar con fuerza los buques, y dado que la trilla viene siendo cortada por lluvias, la cola de buques para cargar llegó a 2,4 millones de toneladas Con 620 millones de toneladas de ellas sobre puertos del sur. 

Ese volumen es importante para esos puertos, y se debe a que los buques deben completar carga en zonas de aguas profundas, pero allí todavía falta mucho para que llegue mercadería nueva.

Por otro lado, queda mercadería remanente en acopios que aprovecharán la oportunidad para hacer espacio para la campaña que se avecina.

En lo que hace a precios, las lluvias comentadas, con buques llegando, llevaron a los compradores a hacer un esfuerzo para generar negocios de maíz, que se vio recompensado por un nuevo pico de ventas a precio por parte de productores.

En la última semana se le puso precio a unas 600 mil toneladas de maíz, alcanzando niveles promedio para la fecha. Sin embargo, el total comprado con precio es de 5 millones de toneladas o 9 % de la producción esperada. Lo normal es que para esta altura del año estemos en el 23 por ciento.

Soja, con buenas noticias

La esperanza llega de la mano de la soja en la que, durante febrero, la molienda mejoró a 2,3 millones de toneladas, un 51 % más que el año pasado a la misma altura del año. 

Una forma de explicar esto es que también ingresó mucha más cantidad de soja paraguaya. Ese país embarcó más de un millón de toneladas en febrero, más del doble que el ciclo previo.

La condición de cultivos es buena a excelente en 31 % y se trata de la mejor marca de los últimos cinco años. En cuanto a los cultivos de primera en zona núcleo, donde la recolección empieza a dar sus primeros pases, se ven rindes de 40/45 toneladas por hectárea.

Los de segunda están en un 70 % en fase de definición de rendimientos. Nos encontramos al mismo tiempo con 78 % de la zona en condición de humedad de muy buena a óptima, con lo que las expectativas de rindes son elevadas.

Los compradores se mostraron más necesitados de mercadería y para activar las operaciones, llevaron el precio disponible a los 265 mil pesos que al tipo de cambio actual representa más de 310 dólares/tonelada.

Es importante mencionar que falta algo más de un mes para que se generalice la cosecha en nuestro país, por lo que estamos viendo la última etapa del “cambio de cosecha” es de esperar que con el tiempo este valor, los 290 del Mercado a Término y la intención de la industria de marginar al menos 10 dólares/tonelada sobre una capacidad de pago de la industria de 275 dólares/tonelada podría llevar a precios que se unifiquen a la baja. La mejora de precios de las últimas semanas, que llevaron los valores de la zona de 270 a 290 -con estos premios comentados para la disponible-, hicieron que la comercialización acelerara a un ritmo de ventas promedio por primera vez en la campaña.

Se operaron unas 300 mil toneladas a precio, llegando a un total de 1,2 millones de toneladas compradas. Esto de todas formas equivale a sólo 2,3 % contra casi 12 % promedio histórico para esta época del año.


(*) Profesor e investigador del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias