lunes 27 de mayo de 2024 - Edición Nº3719

Economía | 11 abr 2024

Otro zarpazo

Plazo fijo pulverizado: el Banco Central redujo (aún más) la tasa de interés

La utilidad cayó de un 80 a 70 % anual. Desde la autoridad monetaria argumentan que es en respuesta a la “desaceleración inflacionaria”.


El Banco Central de la República Argentina (BCRA) redujo de 80 a 70 % anual la tasa de política monetaria, como consecuencia de la “desaceleración inflacionaria” y de la decisión de la entidad de mantener los rendimientos de los ahorristas por debajo de la inflación.

Ante esta medida, sin esperar ni un segundo, los bancos comenzaron a reducir la tasa de interés que pagan por plazos fijos, acentuando la licuación de los ahorros.  

Vale reseñar que al asumir la actual conducción del BCRA con el Gobierno de Javier Milei se dispuso que la tasa de interés baje de 133 a 100 % y el mes pasado sumó un nuevo recorte a 80 por ciento.

En ese momento, la autoridad monetaria también desactivó la obligación de los bancos a pagar una tasa de interés mínima por depósitos a plazo fijo, para fomentar la competencia entre las entidades bancarias.

La reducción de la tasa de interés también favorece las cuentas del Central ya que pagará menos interés por los pasivos remunerados, una de las principales preocupaciones del Gobierno.

“Tras la corrección inicial de precios relativos en diciembre 2023 se observa una pronunciada desaceleración de la inflación, a pesar del fuerte arrastre estadístico que acarrea la inflación en sus promedios mensuales”, expuso el BCRA a través de un comunicado.

Asimismo, dio cuenta que “los relevamientos de precios de mayor frecuencia han resultado útiles para apreciar la dinámica mensual punta a punta”. 

“En los meses que se avecinan tomarán mayor relevancia en el diagnóstico de la trayectoria de la inflación las mediciones de inflación subyacente o núcleo, en vista de los ajustes de tarifas reguladas de servicios públicos anunciados”, prosiguió la autoridad monetaria.

“Desde el 10 de diciembre, la base monetaria y la base monetaria amplia (incluyendo pasivos remunerados en pesos) se han reducido a un ritmo de 10,5 % y 5,8 % promedio por mes, respectivamente, en términos reales. La contribución de este ancla monetaria a la desaceleración de la inflación ha sido posible a partir de la resolución inmediata de dos grandes desequilibrios macroeconómicos acumulados”, añadió.

E individualizó a esos desequilibrios: “La eliminación de la monetización proveniente del déficit fiscal y la amplia aceptación voluntaria de los Bonos para la Reconstrucción de una Argentina Libre (BOPREAL) que, al operar como un swap cambiario, redujeron fuertemente la tenencia indeseada de pesos y la potencial demanda de moneda extranjera en el corto plazo”.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias