lunes 20 de mayo de 2024 - Edición Nº3712

Interés general | 29 abr 2024

Recursos humanos

Ya no funciona el modelo de trabajo donde el jefe “manda”

Un líder efectivo es motivo de inspiración, compromiso y creatividad, por lo que su presencia es capaz de mejorar el clima laboral y reducir la rotación de personal, lo que a su vez fortalece la reputación y la competitividad de la empresa.


En el pasado, el modelo de trabajo empresarial se basaba en la figura del “jefe”, quien ejercía control absoluto sobre sus empleados. Si bien este enfoque, basado en la jerarquía y la obediencia, funcionó en su momento, actualmente resulta obsoleto. 

La evolución del mercado laboral, la democratización de la información y el auge del talento millennial han impulsado un cambio radical en la dinámica laboral. Hoy en día, el paradigma del “jefe manda” ha perdido su eficacia debido a la creciente demanda de un liderazgo inspirador y centrado en el desarrollo humano.

“Ese modelo de trabajo antiguo ya no funciona porque gran parte de la población y, sobre todo las nuevas generaciones, con mayor acceso a la información y educación, buscan líderes que inspiren, motiven y guíen, no sólo que ordenen”, expresó Maia Martínez Mornaghi, partner de CoEducation, consultora que brinda servicios de Recursos Humanos.

En igual tono, postuló que “ya no se toleran trabajos sin sentido o jefes autoritarios. Buscan comprender el propósito de su trabajo y sentir que este aporta valor a su vida. Además, el acceso a libros, videos y nuevas formas de educación ha empoderado a los trabajadores, quienes ahora cuestionan y buscan mejores alternativas que les garanticen un ambiente laboral positivo y respetuoso”.

En este sentido, el liderazgo surge como la clave para el éxito empresarial en la era del conocimiento. Un líder efectivo inspira, motiva, guía y empodera a sus equipos, creando un ambiente de trabajo colaborativo, creativo y productivo donde los objetivos comunes e individuales sean alcanzados satisfactoriamente. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre un líder y un jefe?

La principal diferencia entre un líder y un jefe radica en su enfoque y estilo de trabajo. Un jefe se centra en el control, la obediencia e impone ideas, mientras que un líder inspira y guía hacia un objetivo común. Además, es capaz de fomentar una comunicación abierta donde todas las partes están dispuestas a dar y recibir feedback de su trabajo sin que esto signifique un problema. Los líderes de hoy no sólo se enfocan en el crecimiento propio, sino también en el desarrollo personal y profesional de su equipo, promoviendo un ambiente de trabajo positivo”, completaron desde CoEducation. 

Contar con un equipo liderado por un líder efectivo conlleva grandes beneficios tanto para las empresas como para los trabajadores. Una mayor motivación, compromiso y creatividad por parte de los empleados, se traduce en un aumento de la productividad y la innovación. Además, un líder inspirador puede contribuir a mejorar el clima laboral y reducir la rotación de personal, lo que a su vez fortalece la reputación y la competitividad de la empresa.

En definitiva, las empresas que buscan prosperar en el futuro necesitan líderes que inspiren, motiven y empoderen a sus equipos para alcanzar el éxito común. Por ello, la búsqueda de talentos con capacidad de liderazgo es una tarea crucial para las organizaciones que desean mantenerse a la vanguardia. El liderazgo transformador no solo es una necesidad, sino también una oportunidad para crear organizaciones más resilientes, innovadoras y humanas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias