jueves 13 de junio de 2024 - Edición Nº3736

Política | 24 may 2024

La Argentina de Milei

“Reverendos hijos de puta”: Grabois advirtió por los alimentos “encanutados” por el Gobierno

El dirigente social se refirió a los 4 millones de kilos que “se pudren” en los galpones del Ministerio de Capital Humano, hecho reconocido por el propio vocero presidencial, Manuel Adorni. Esto sucede “mientras le roban a los viejos, a los laburantes, a las familias sin pan, a los comedores de las escuelas”.


El referente del Movimiento Patria Grande, Juan Grabois, lamentó la decisión del Gobierno de “encanutar” alimentos destinados a comedores y asistencia social, tal y como lo reconoció el vocero presidencial, Manuel Adorni, por lo que se amplió una denuncia penal.

Estos reverendos hijos de puta que nunca hicieron nada por nadie tienen dos depósitos llenos con más de 4 millones de kilos de alimentos en Villa Martelli y Tafí Viejo mientras dejan a seres humanos, niños, madres y abuelos sin comida”, fustigó el exprecandidato presidencial de Unión por la Patria.

Y recalcó: “Tienen la caradurez de acusarnos a todos nosotros, sin distinción, a todos los que luchamos en las barriadas excluidas desde hace décadas, de ladrones con auditorías truchas mientras se roban un país entero, mientras le roban a los viejos, a los laburantes, a las familias sin pan, a los comedores de las escuelas, mientras tienen la comida encanutada”.

“¿Hay gente que pasa hambre hoy en Argentina? ¿Hay gente que no comió hoy? Si la respuesta es sí -y objetivamente lo es-, no importa que seamos feos, sucios y malos: el Estado es responsable, doblemente si tiene los medios para resolver esta crisis humanitaria”, acotó el dirigente social.

En igual tono, planteó que “comida pública acaparada y gente con hambre: eso sí nos debe llenar de vergüenza y nos sumerge en la indignidad a todos, sobre todo porque hay plata de un presupuesto subejecutado y hay comida en esos dos depósitos del Estado. Si somos todos chorros en los movimientos sociales, métanlos presos, estoy esperando con los brazos adelante las esposas que son una corona…¡pero dénle a la gente de comer!”.

“Sí, vengan a buscar las llaves de todos los comedores y cocinen ustedes en las villas y las barriadas, ustedes gobernantes gente de mierda, hipócrita y mentirosa. Entreguen una tarjeta de alimentos a cada cocinera y auditen hasta el último diente de ajo. Lleven los paquetes que tienen encanutados en los galpones y quédense a contar uno por uno cuántos gramos de polenta recibe cada persona. Repartan food-stamps como en EE UU, repartan vouchers de alimentos. Hagan el protocolo anti-indigencia y cumplanlo hasta que cese el crimen del hambre. Pero hagan algo ustedes, si no les gustan nuestras ollas, denles ustedes de comer. Por ahí de paso aprenden algo de la vida y se les ablanda el corazón y la cara de piedra que tienen. Mentirosos, egoístas, cagadores-. Algunos deberían estar dos días sin comer para que vean lo que es pasar hambre”, arremetió.

En otro pasaje de un extenso posteo, expuso que “lo que tienen pudriéndose en los galpones, insisto, que lo repartan como se les cante las pelotas -con la Cruz Roja, los Bomberos, la Iglesia- pero tener comida acumulada con gente pasando hambre es un doble crimen, repugnante ante Dios y los hombres, un crimen que ustedes jueces están dejando impune, prevaricando de su función, dejando a la gente indefensa y obligándola a actuar por mano propia”.

A ver si los señoritos y señoritas de la prensa que se indignan con el dedo levantado por cuatro sinvergüenzas reales o imaginarios que se robaron comida y planes, se empiezan a indignar por los millones de pibes sin comer y las miles de cocineras con la olla vacía. Acusen nos, difamen nos, pero preguntense: ¿Hay gente que pasa hambre? ¿El Gobierno está actuando correctamente? ¿No hay opciones para abordar esta emergencia?”, interrogó el titular del MTE.

Asimismo, exhortó: “A ver si los políticos opositores, semi opositores, semi oficialistas, dejan de boludear por lo menos un ratito con idioteces que no le importan a nadie, a rosquear prebendas a cambio de entrega, a sostener lo insostenible, jugar a la guerra de fotos… y se ponen del lado de los que se quedaron sin nada”.

“Para nosotros, si el hambre es ley, la desobediencia es justicia. Esta es la gota que rebasa el vaso. Basta de miedo a esta pandilla de miserables. Basta de medias tintas. Le declararon la guerra a los pobres, a luchar de frente o caer con las botas puestas. Nunca lastimamos a nadie ni lo vamos a hacer, pero acá hay mucha gente que no se va a dejar amedrentar mientras la comida se pudre y la gente no come”, cerró.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias