viernes 14 de junio de 2024 - Edición Nº3737

Política | 27 may 2024

Recapitulando

Alberto Fernández recordó la fiesta de Olivos en plena pandemia: “Claro que me arrepiento”

El expresidente participó de un ciclo periodístico de streaming y remarcó que cometió errores, pero que “no todo lo que hicimos fue un desastre”. En ese marco, se preguntó: “¿De qué sentimos vergüenza?”.


Alberto Fernández recordó la fiesta de Olivos en plena pandemia de COVID-19 para festejar el cumpleaños de su pareja Fabiola Yáñez, ocurrida el 14 de julio del año 2020, y el propio expresidente remarcó que se arrepiente.

Hay cosas que no debió haber existido, claro que fue un error, claro que me arrepiento, ahora también es cierto que no lo percibí en el momento, porque ese día a Olivos entraron más de 100 personas, ya que la sede del Gobierno funcionaba allí”, comenzó argumentando.

Y prosiguió: “Yo no percibí el riesgo al que me exponía y exponía a otros, un error exclusivamente mío… ahora qué hice yo como Presidente, ¿recusé a los jueces?, ¿les dije que eran unos cínicos?, ¿traté de llevar la causa adelante para que prescribiera (porque es una causa menor, y por ende prescribe a los dos años)?, ¿hice alguna chicana procesal para que eso no ocurriera?”.

“No, fui, me presenté, soporté todas las discusiones que había entre los jueces para ver quién era el competente, y un día el juez (Lino Mirabelli) vino y me dijo ‘mire, usted tiene que reparar el daño como demanda el Código Penal’ y lo reparé, y no apelé nada, no cuestioné nada y me sometí absolutamente a la Justicia”, concluyó al respecto.

Esta especie de catarsis sobre un momento que marcó un punto de inflexión en su gestión al frente del Ejecutivo nacional, y que le restó absoluta credibilidad a su mandato desde ese momento, naturalmente potenciado por los medios de comunicación opositores, ocurrió durante su participación en Gelatina, el streaming que conduce Pedro Rosemblat.

Previamente, el propio Alberto había hecho una crítica al seno interno del Frente de Todos, al sostener que “nos pasó que parte de nuestra fuerza decía que todo era un desastre, y no todo era un desastre, y si resulta ser que tu mujer dice que vos sos un desastre, nosotros empezamos a mirar con cuidado lo que estás diciendo, porque no es un vecino que dice que sos un desastre sino quien vive con vos”.

“Entonces se fue creando un clima que terminó siendo una campaña donde todos se avergonzaban de lo que habíamos hecho, y yo me preguntaba ‘de qué sentimos vergüenza’, cometimos errores, hubo cosas que no debimos haber hecho, y otras que no debieron haber pasado, pero estas cuestiones no opacan todo lo otro”, sentenció finalmente Alberto.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias