martes 23 de abril de 2024 - Edición Nº3685

Policiales y Judiciales | 23 feb 2024

Los violó y mató

La Justicia dio marcha atrás y un cruel asesino de dos niños volvió a prisión, pero con beneficios

Se trata de Víctor Luis Reinaga, quien el 2 febrero pasado cumplió 35 años preso. Tras su excarcelación, y la publicación de su caso por ANDigital, el Juzgado de Ejecución 1 de Morón decidió que vuelva al penal de Gorina, en La Plata, ahora cuenta con salidas transitorias. El particular apodo con el que lo bautizó la prensa de la época y el desconocido destino de su cómplice.


Pasó 35 años preso y después de Carlos Robledo Puch es el recluso que más tiempo estuvo tras las rejas. Los asesinatos de Víctor Luis Reinaga perpetrados en González Catán no se encontraban en la web y para hallar cuáles fueron sus actos criminales hubo que recurrir a la búsqueda de los diarios de la época.

Reinaga, de 59 años de edad, secuestró, violó y asesinó a dos hermanitos a fines del año 1988, y sus víctimas fueron Lorena Alejandra Córdoba, de 12 años, y Claudio Andrés Córdoba, de 5. La familia de las víctimas contactó a ANDigital tras la publicación hecha semanas atrás, y en ese marco Cristina Córdoba, hermana de Claudio y Alejandra, explicó: “Nadie nos informó de la decisión tomada por el Juzgado de Ejecución 1 de Morón, nos enteramos por la prensa. Ahora esperamos que nos expliquen por qué decidieron esto”, indicó.

Ante esto, los funcionarios judiciales a cargo no explicaron sus decisiones y ahora le concedieron a Reinaga la prisión bajo el régimen de salidas transitorias.

La familia Córdoba aún conserva los recortes de los diarios de época, en donde se evidencian los avances en la investigación policial y judicial realizada a fines de los años 80. Las fotos en blanco y negro muestran el dolor del último adiós a los menores.

En ese entonces Reinaga fue apodado por la prensa como “Herodes”, en alusión al rey que asesinó a niños inocentes de forma cruel y despiadada en pos de impedir que crezca el joven Mesías (Jesús), que según la voz popular dos años atrás había nacido en Belén.

Su cómplice en el secuestro, la violación y los asesinatos de los Córdoba fue Carlos Redondo, de quien nada se sabe y al que la familia de las víctimas buscan ubicar: “Queremos conocer qué fue lo que pasó con él ya que nos habían dicho que tanto Reinaga como Redondo estaban muertos, pero ya sabemos que uno de ellos está con vida y con un pie afuera de la cárcel”, agregó Cristina.

La familia Córdoba creció en un ambiente social humilde y está conformada por trabajadores, no han tenido hasta ahora el tiempo suficiente y los recursos para designar un abogado y dar vista al expediente que tiene el Juzgado de Ejecución Penal 1 de Morón. No obstante, y a partir de la reedición de este caso, buscarán Justicia hasta el último día.

La masacre

El lunes 28 de noviembre del año 1988 dos hermanitos de 12 y de 5 años fueron secuestrados en la localidad de González Catán, partido de La Matanza. Vivían en el barrio Independencia. Regresaron de la escuela a las 18 horas y nunca volvieron a verlos.

Sus padres radicaron una denuncia por averiguación de paradero. La policía desplegó operativos de rastrillaje para encontrar a los dos hermanitos: Lorena Alejandra Córdoba (12) y Claudio Andrés Córdoba (5).

Los buscaron durante más de 48 horas, pero no había señales de ellos. Los niños convivían en un barrio marginal, la última vez que los vieron fue mendigando cerca de una panadería ubicada en la calle Cobo al 5900.

El 30 de noviembre de 1988 trabajadores de vialidad reportaron el hallazgo de dos cuerpos sin vida: eran los hermanitos Córdoba, a quienes encontraron a la vera de la Ruta Nacional 101, a metros de la calle Merina.

Las autopsias revelaron que los niños sufrieron fracturas en sus extremidades, se acreditó que fueron abusados sexualmente y que fueron asesinados a tiros. Aún no había detenidos aunque la investigación avanzaba.

El 3 de diciembre de 1988 la Policía Bonaerense arrestó a los dos responsables de esos asesinatos: Carlos Redondo (27) y Victor Luis Reinaga (24). Llegaron a ellos gracias a la declaración de testigos que los vieron con los niños a quienes “engañaron para secuestrarlos”, según se lee en la causa.

Reinaga y Redondo eran dos cartoneros, cruzaron a los nenes en el barrio y les preguntaron si querían pasear en el carro, los menores se subieron y así se perpetró el secuestro. Luego los abusos y después ambos asesinatos.

Tras el arresto, ambos fueron llevados a la comisaría zonal, Reinaga confesó los asesinatos y desde entonces permaneció detenido, hasta este viernes. Luego de 35 años salió de la cárcel, ahora con 59 años de edad.

Reinaga salió de la cárcel de Gorina, en La Plata, este viernes 2 de febrero, nada más se supo de su cómplice Carlos Redondo, salvo que también fue condenado a reclusión perpetua por tiempo indefinido. Las víctimas hoy tendrían 40 y 47 años.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias