viernes 14 de junio de 2024 - Edición Nº3737

Policiales y Judiciales | 4 jun 2024

Rugbiers arrepentidos

Primero Thomsen, ahora Benicelli: “Yo no maté a Fernando”

Otro de los condenados por el crimen de Fernando Baez Sosa rompió el silencio y escribió una carta desde la cárcel. Pidió perdón, pero “en nombre de quienes sí lo mataron”.


Luego de la entrevista concedida por Máximo Thomsen desde la Alcaidía Nº 3 de La Plata, otro de los condenados por el atroz crimen de Fernando Baez Sosa el 18 de enero del año 2020 también se desligó del hecho y, por carácter transitivo, endilgó la muerte del joven a sus amigos con los que comparte reclusión.

Se trata de Matías Benicelli, uno de los condenados como coautor de homicidio doblemente agravado por alevosía y en concurso premeditado de dos o más personas del estudiante de abogacía a la salida del boliche Le Brique, en Villa Gesell.

Tras destacar que su familia lo “sostiene” en la prisión “en la que estoy”, remarcó: “Nunca fui parte de un pelotón de fusilamiento que a patadas sesgó la vida de Fernando. Ni fui uno de los que salían a buscar peleas por Zárate con otros grupos para jactarme de esas supuestas hazañas”.

Estuve en el lugar y momento equivocado porque fui de vacaciones a Villa Gesell con un grupo de 9 personas”, recalcó en la misiva, siguiendo la lógica que unos días atrás había tomado el mencionado Thomsen, quien lloró ante las cámaras de Canal 13.

Las nuevas estrategias de estos dos condenados van de la mano del cambio de representación legal, y fue su abogado Carlos Attias quien envió la misiva al canal A24, en la que endilga las responsabilidades del trágico hecho a sus amigos y compañeros, con quienes transcurre sus días de encierro desde aquella fatídica madrugada.

“Y las causas, que no justifico, y los actos de algunos, que nunca terminé de entender, terminaron absurdamente con una vida de un adolescente de 20 años, la misma edad que yo tenía. Por eso entiendo a los jueces que me condenaron y, sobre todo, comprendo y justifico a los padres de Fernando. Porque ellos creen que todos los que estuvimos aquella noche fuimos sus asesinos”, expuso luego.

En una catarata de frases, Benicelli pidió “que la muerte de Fernando sea recordada como la de un mártir”, que “la violencia sea erradicada para siempre de todos los lugares públicos y privados” y subrayó: “Yo sé que no maté a Fernando, pero pido perdón de todo corazón en nombre de todos los que causaron su trágica desaparición. Mi solidaridad y mi amor está con los padres de Fernando, como está también con mi familia”.

Vale recordar que durante las audiencias del juicio desarrollado en Dolores, más de un testigo identificó a Benicelli gritando “a ver si seguís pegando, negro de mierda”, mientras que otros lo ubican como uno de los que golpeaba ferozmente a los amigos de Fernando: lograron identificarlo por una característica que hoy no tiene, su rodete al estilo “samurái”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias